Emilio Marquiegui
@EmilMarquiegui

Como apuntábamos hace unos días, Samir Ziani abandonó el título de Europa del peso superpluma, lo que había dejado sin pelea momentáneamente al aspirante belga Faroukh Kourbanov (18-3, 3 KO).

El equipo del púgil de origen kirguiso anduvo buscando rivales para el combate del 11 de diciembre en Herstal (Bélgica) y quizás por la baja bolsa que ofrecían (aunque más del triple que un campeonato de España) no ha aceptado más de uno.

El turno le llegó al campeón de la Unión Europea, el valenciano Juanfe Gómez, pero parece que por motivos económicos, según algunas fuentes, no se aceptó tampoco la pelea.

Jorge Sánchez «Koke», mánager de Juanfe, nos quiere aclarar: «No hemos aceptado porque Juanfe ha estado con un esguince de tobillo, había poco tiempo de preparación (cinco semanas) y las condiciones económicas no eran buenas».

Los dos primeros motivos pueden ser razonables, pero no el tercero, desde nuestro punto de vista. Oportunidades así no se dan todos los días, un púgil ganable como Kourbanov ante un Juanfe en gran forma tras haber vencido al italiano Henchiri, y que con una victoria rentabilizaría con creces el título europeo. Una derrota, quizás improbable, para Juanfe tampoco empañaría su historial. Ojalá tenga otra oportunidad tan interesante como esta en una futura ocasión.

Y la otra gran sorpresa, es que la EBU ha aceptado como coaspirante al italiano Nicola Henchiri (10-5-2, 0 KO), que cayó de manera inapelable hace menos de un mes ante nuestro púgil Juanfe Gómez por el título de la Unión Europea.

Es lamentable que la EBU acepte un título europeo como sea, en este caso con un coaspirante que viene de perder claramente. Se realizó una votación y se aceptó por mayoría, con el coherente voto en contra de la Federación Española. La EBU parece que sigue en el camino de «coge el dinero y corre», como otros organismos mundiales.