Julio González

Desde el 10 de agosto de 1971, fecha en la que Agustín Senín, aquel maravilloso peso gallo, conquistara el título europeo ante el inglés Alan Rudkin por puntos en quince asaltos (EN LA FOTO), la ciudad de Bilbao ha visto desfilar varias peleas con la disputa del título continental. Aquella sería la primera vez que se disputaba un título continental, y tendrían que pasar varios años para que se repitiera.

El 13 de noviembre de 1976 fue la segunda vez. Perico Fernández retenía el título europeo del ligero al derrotar por puntos al italiano Giancarlo Usai, y el 2 de diciembre de 1978, el burgalés de Miranda de Ebro Fernando “Chino” Sánchez retenía su corona del superligero ante el italiano Giuseppe Martinese por puntos en quince asaltos.

El cuarto título fue el 6 de junio de 1979, en el peso superwélter, con el salmantino afincado en el País Vasco Antonio Sáez “Andoni Amaña”, que perdía con el yugoslavo Marijan Benes por KOT en el octavo asalto, en combate celebrado en la Plaza de Toros con la presencia de 8.000 espectadores.

Cuatro meses después el 6 de octubre de 1979, el burgalés Rodolfo Sánchez defendía el título europeo del peso superpluma contra el francés Charles Jurietti venciendo por puntos en quince asaltos en combate celebrado en La Casilla, con asistencia de 2.500 espectadores.

El 6 de enero de 1980, Perico Fernández no pudo arrebatar el campeonato de Europa superligero al francés de origen zaireño Jo Kimpuani al perder por puntos en decisión mayoritaria de los jueces. La pelea se celebró en La Casilla de Bilbao y la organización corrió a cargo del promotor bilbaíno Xabier Azpitarte, siendo el presupuesto de la velada de cuatro millones quinientas mil pesetas.

Repetiría “Amaña” el 14 de mayo de 1981 contra el inglés Tony Sibson, en esta ocasión en el peso medio. El combate se celebró en la Plaza de Toros de Vista Alegre y fueron 15.000 espectadores que llenaron el recinto taurino. Por desgracia para el boxeo español “Amaña” no pudo coronarse campeón continental y en las dos ocasiones fue vencido, esta vez por puntos.

En Bilbao, concretamente en la Casilla, el 8 de enero de 1987, el hispanouruguayo Alfredo Evangelista se coronaba campeón europeo de los grandes pesos al derrotar al holandés Andre van den Oetelaar al que venció por KO en cinco asaltos.

El 16 de febrero de 1990, Policarpo Díaz revalida el título continental del peso ligero por quinta vez, al vencer por KOT en diez asaltos al italiano Lino Beccheti, en La Casilla de Bilbao con un lleno absoluto de 6.500 personas.

Nueve títulos hasta la fecha con seis triunfos (los dos últimos antes del límite) y tres derrotas.