Moloney-Franco

Darío Pérez
@Ringsider2020

Top Rank organizó anoche una velada en el Hard Rock Hotel & Casino de Tulsa (Estados Unidos), donde destacaba la presencia de los hermanos Moloney, dando una de cal y otra de arena los australianos. Joshua Franco sería, perteneciendo a otra empresa como Golden Boy Promotions, quien saldría más reforzado de la noche, venciendo en el envite de fondo.

El estadounidense Joshua Franco (18-1-2, 8 KO) salió con el brazo en alto en el cierre de su trilogía particular al australiano Andrew Moloney (21-2, 14 KO), conservando el título regular WBA supermosca. Los jueces anotaron el mismo veredicto en los tres casos, 116-112 a favor de un Franco que ya piensa, como dijo a ESPABOX, en los nombres más atractivos de la división.

El pleito fue competido, emocionante, aunque casi siempre viendo a Franco sacar lo mejor de los intercambios que ninguno rehusó. El resultado del choque pudo cambiar cuando el árbitro decretó caída del americano en el séptimo asalto, pero las repeticiones instantáneas (hoy sí funcionaron bien) determinaron que no había sido producto de impacto alguno. Los mejores últimos rounds por parte de Franco fueron decisivos para el devenir de la pelea, llegando más entero físicamente y con mayor frescura de ideas.

El hermano de Andrew, Jason Moloney (22-2, 18 KO), se recuperó de la derrota frente a Naoya Inoue y venció convincentemente a Joshua Greer (22-3-2, 12 KO). Lo hizo por decisión unánime y puntuaciones de 98-92, 98-92 y 96-94. El australiano comenzó un poco reservón, pero se afianzó a partir del tercer asalto y demostró ser el más fuerte en la tarima, entrando de nuevo en las quinielas de los títulos mundiales del peso gallo.

También a diez rounds, Arnold Barboza Jr (26-0, 10 KO) ganó a Antonio Morán (26-5-1, 19 KO) con cartulinas aún más amplias, doble 99-91 y 100-90. La pelea tuvo poca historia a partir del segundo asalto, donde los repetidos golpes en la zona nasal provocaron una fractura y abundante sangre en Morán; pese a todo, este mostró una capacidad de sufrimiento impactante y aguantó hasta la campana final.

Mediáticamente, fue igualmente destacado el debut de Nico Ali Walsh (1-0, 1 KO), nieto de Muhammad Ali. El joven de 21 años demostró tener habilidades pugilísticas más allá del atractivo de su apellido, y venció por KO técnico en el primer asalto a Jordan Weeks (4-2, 2 KO), a quien avasalló con golpes de variadas trayectorias hasta que el árbitro detuvo las acciones por inferioridad manifiesta.