Darío Pérez
@Ringsider2020

La eliminatoria para ser retador obligatorio de Josh Taylor en el mundial superligero IBF entre el local, del propio Newcastle, Lewis Ritson (21-2, 12 KO) y el argentino Jeremías Ponce (28-0, 18 KO) se saldó con victoria del visitante por KOT en el décimo asalto.

Salieron muy activos los dos púgiles, intentado convencer a los jueces y quedándose en la media y corta distancia, buscando trabajar con el recto de mano adelantada y los golpes curvos. Ritson pasó apuros ya en el primer asalto, con un pabellón aguantando la respiración ante los durísimos golpes propinados por el argentino. Niveló un poco la contienda el anfitrión en el segundo round, para volver a conectar terribles palos el suramericano en el tercero, superando también a un árbitro que solo censuraba las acciones de Ponce.

Ritson pareció despertar a partir del cuarto episodio, pero Ponce, cada vez que el inglés aparentaba una mejoría, le mandaba misiles en múltiples trayectorias al estático blanco que tenía enfrente. Acumulaba mucho castigo ya Ritson superado el ecuador de los doce asaltos, y no parecía tener intención de cambiar su plan de pelea, el cual parecía simplemente aguantar golpes tirando pocas manos y confiando en los jueces. Ponce, por su parte, no se cansaba, espoleado por lo bien que estaba rindiendo en la pelea de su vida hasta el momento, y quería seguir dando un ritmo alto para evitar que los tres hombres a pie de ring le robasen el combate, como a Miguel Vázquez en la última pelea de Ritson.

En el décimo asalto, ocurrió lo que parecía que no iba a pasar, y es que Ritson cayó tras un golpe abajo. Y voló la toalla de la esquina del inglés, pero, en lugar de hacer caso al equipo de Ritson, el árbitro lo ignoró y no paró la pelea. Sin embargo, tras dos nuevas caídas, el árbitro se tuvo que rendir a la evidencia y paró las hostilidades, habiendo provocado que su paisano recibiera golpes innecesarios. Deportivamente, enorme victoria de Ponce, que ahora tiene un próximo combate aún más difícil, el campeonato del mundo, ya sea contra Josh Taylor, actual titular, o contra Subriel Matías, reciente ganador del combate por el segundo lugar en las listas IBF.

En el combate de semifondo de la velada, Thomas Patrick Ward (30-0-1, 4 KO) al duro mexicano Edy Valencia Mercado (17-6-6, 5 KO). Pese a los intentos del de Culiacán por llegar al británico, con algunos golpes exitosos, Ward dominó el combate desde el inicio con su buena técnica, su defensa de calidad y un estilo muy reconocible, no muy lejano al boxeo amateur. En el quinto asalto, Ward sufrió una cuenta de protección tras ser alcanzado por una mano de refilón, en una caída que nos genera dudas incluso tras verla repetida. No sufrió, como era de esperar, daño significativo el púgil local, y siguió imponiéndose en los siguientes rounds y cogiendo una ventaja que se antojaba difícil de remontar de cara a los últimos parciales de los diez pactados. Valencia continuó con la misma tónica, sin mucha continuidad, probablemente por tema de aguante físico, más con arreones puntuales, certeros como en el octavo asalto, que con combinaciones seguidas que asfixiasen a Thomas Ward. De este modo se llegó al tiempo convenido y, por tanto, a escuchar las puntuaciones de los jueces en un combate de comportamiento exquisito por parte de ambos deportistas: 97-93, 98-92 y 98-92 para Thomas Ward.

Estamos deseando ver a Ward, clasificado entre los primeros de las listas supergallo de varias organizaciones, contra aún mayor oposición, para comprobar su nivel real y si su carencia de pegada no es un lastre demasiado pesado en la élite.

En combates previos, el peso pesado Alen Babic (7-0, 7 KO) se impuso con inteligencia, tirando como siempre potentes manos, al inglés Damian Chambers (11-2, 7 KO), al que terminó noqueando en el tercer asalto. No se precipitó Babic y llevó el trabajo con cabeza.

La inglesa April Hunter (4-0, 4 KO) venció con claridad a la húngara Klaudia Vigh 3-28-1, 2 KO) por puntos en cuatro asaltos en el peso superwélter, con puntuación del juez-árbitro de 40-37, y el debutante en el mismo peso Cyrus Pattinson (1-0, 1 KO) venció por KO en el segundo asalto al joven búlgaro Yoncho Markov (4-3, 2 KO). Buena imagen del brillante amateur, que peleó con madurez castigando el cuerpo y cabeza de Markov antes de la cuenta final.