José María Salvatierra

Con un ambiente lleno de jóvenes y la sala casi en aforo completo, más de trescientas personas, se celebró una velada mixta organizada por la Escuela de Boxeo Víctor del Toro y Redención Tundra, en la discoteca Memphis de Rivas Vaciamadrid (Madrid) con victorias de Kevin Castillo y el inglés Anthony Yarde en el campo profesional.

A las 20,40 h comenzó la gala con un buen ambiente y muchos aficionados del equipo Williams Cuba, que se notaba claramente que esa noche jugaban de local, pues el gimnasio de Williams tenía tres peleas amateur y una profesional.

Rompieron el hielo Sandra Pires (Madrid Box) y Angélica Virginia (Club Matilla) en la categoría de 65 Kg, llevándose el combate por decisión unánime Angélica, bien merecido ya que lanzó mayores combinaciones y fue la que saco más trabajo encima del ring.

Pero el plato fuerte de la noche no se hizo esperar mucho tiempo, a las 21,15 hizo su aparición el púgil inglés Anthony Yarde (19-1, 18 KO), que vestía calzón negro, acompañado de un físico que no tenía nada que envidiar al de su tocayo Anthony Joshua. Por el otro lado estaba el colombiano Diego Jair Ramírez (4-49-3,3 KO), con calzón amarillo y con todo el cariño del público, que esperaba que Jair pudiera dar la sorpresa. El colombiano lucía nervioso en el inicio del combate, buscaba en todo momento no darle una diana fija a Yarde y evitaba la mano derecha de este.

Yarde estaba tranquilo, con una estrategia bien clara, presionar en todo momento a Jair y cortarle el paso con pasitos laterales hasta arrinconarlo, cuando lo tenía en la esquina era cuando sacaba la mano derecha y se podía ver más peligro en el combate. El primer round se desarrolló conforme a la estrategia del inglés y en el último cruce de golpes Jair sufrió un golpe en el lateral de la ceja derecha dejándole un corte.

En el segundo Round, Jair salió igual de nervioso pero esta vez más agresivo, buscando conectar al inglés. Pasado el primer minuto, el colombiano desafiaba a Yarde bajando las manos y moviendo la cabeza enfrente de él, cuando el público comenzó a sonreír y aclamar a Jair al grito de Colombia, Colombia, Colombia. Anthony le acorraló y le empezó hacer daño, Jair cayó y recibió una cuenta de 8, se levantó, pero no duraría mucho en pie ya que el inglés se lanzó con una combinación de golpes y es aquí cuando el árbitro decidió dar por finalizada la pelea. El público quedó encantado con el combate y entre estos se encontraba el periodista Alfredo Duro, que hizo recientemente sus pinitos en el boxeo con un combate de exhibición, y que se desplazó únicamente para ver a Anthony Yarde, tal vez estaba observando a su próximo rival…

El resto de combates amateur también dejaron un buen sabor de boca a los aficionados: Junior Orellana (Club Williams) vs. Pablo García (V. del Toro), categoría de 69 Kg, con victoria de Pablo García por decisión dividida; Claudia Sanchís (José Valenciano) vs. Lucy Gonnell (Club Williams), categoría de 55 Kg, con victoria de Claudia Sanchís por decisión unánime; José Meza (La Colonia) vs. Nicolás García (Team Ludus), categoría de 64 Kg, con victoria de Nicolás García por decisión dividida.

Para finalizar y ya llegada la medianoche hizo su debut Kevin Castillo (1-0, 0 KO) frente al nicaragüense Reynaldo Mora (7-53-2, 4 KO) (ambos en la foto para escuchar el veredicto). Se vio al debutante al principio nervioso, lanzando combinaciones que llegaban a la cara y al cuerpo del rival, buscando ganar el combate por KO. En todo momento iba a por él, pero Reynaldo traía consigo una mandíbula bastante fuerte. Los dos primeros asaltos transcurrieron de esa forma y no fue hasta el tercero que se pudo ver mayor intercambio de golpes. El público alentaba a Kevin ya que toda la sala iba con él. Llegó el cuarto asalto y transcurrió de forma parecida a los anteriores, pero se podía ver a Kevin con un mejor estado físico, sonó la campana y venció por decisión unánime el púgil local (1-0, 0 KO).

Al final de la velada se escuchaba entre el público que la sala había vivido una de sus mejores noches de boxeo, sin duda, la visita de Anthony Yarde ayudó a ello.