Darío Pérez
@Ringsider2020
Fotos: Hogan Photos/Golden Boy Promotions

Vergil Ortiz Jr (Dallas, Estados Unidos, 1998) fue nombrado “Mejor promesa del año” en 2019 por la prestigiosa revista The Ring. Para muchos la próxima superestrella del boxeo mundial, su tarjeta de presentación asusta: 16-0, 16 KO. Esta semana ha firmado un contrato con MTK para continuar su carrera bajo el paraguas de los británicos, y habla en exclusiva para ESPABOX sobre este nuevo acuerdo y muchas cosas más.

-Hola, ¿Cómo estás? Un placer hablar contigo.
El gusto es mío de estar aquí.

-¿Qué tal llevas el español, podremos pronto hablar en nuestro idioma?
-Ahorita estoy aprendiendo, pero todavía… (ríe, y vuelve al inglés) no estoy con gran confianza aún.

-Eres un boxeador muy joven, solo 22 años, pero ya llevas cuatro en el boxeo rentado. Antes de hablar de esa carrera profesional, ¿Qué puedes contarnos acerca de tu etapa amateur?
-Empecé en el boxeo a los cinco años, y estuve entrenando unos años antes de competir como amateur. Gané siete títulos de campeón de EEUU, tres títulos nacionales Silver Gloves consecutivos y logré un nivel bastante destacado. Mi récord amateur fue de 150 victorias y 20 derrotas.

-¿Los títulos nacionales son los momentos que recuerdas con más cariño?
-Sí, podríamos decir que sí. Y también cuando gané en 2013 los Junior Olympics del país y algunos torneos más.

-¿De quién fue la idea de convertirte en profesional? ¿Tuya, de tu equipo, una promotora…?
-No te diría que fue la idea de alguien en particular, pero siempre estaba ahí como objetivo. Cuando gané esos torneos nacionales, nos dimos cuenta del potencial que tenía como boxeador; entonces nunca se habló como tal, pero todos sabíamos que sería profesional y estaba asumido en general.

-Y firmaste con Golden Boy Promotions desde ese momento.
-Eso es, ya empecé mi carrera con ellos, y aquí seguimos.

«ME GUSTARÍA PELEAR CONTRA ERROL SPENCE»

-Has tenido una carrera meteórica. No pasas del tercer asalto hasta tu undécimo combate, lo que es asombroso siendo un superligero en aquel momento, a pesar de que tus contrarios ya tenían el récord positivo. Muchos boxeadores nos dicen que aprenden de cada derrota, pero ¿Qué se puede aprender de noquear tan pronto a rival tras rival?
-(Duda). Primero de todo, aprendes de alguna manera en el campamento de cada pelea. Es cierto que tras las derrotas ves que tienes cosas que cambiar, pero en las semanas previas a cada combate aprendes de tus entrenadores, de cada sparring, o puedes notar algo que tienes que mejorar. Y hay que cambiar cosas incluso ganando: alguna distracción, algún entrenamiento que pudo ser más duro, etc.

El árbitro decreta el final de su pelea ante Antonio Orozco, noqueado

-Hablamos de los KO. Hay gente que pensará que, habiendo ganado siempre antes del límite, te puede llegar a obsesionar el hecho de continuar teniendo un 100%. ¿Lo buscas con ahínco incluso en estas últimas peleas?
-Cuando me hice profesional iba totalmente a buscar el KO, era algo que sí que tenía en mente y trataba de llegar al fuera de combate con cada golpe que lanzaba. Con el tiempo, fui cambiando esa percepción y ahora no lo busco, viene cuando viene y debido al trabajo previo. Obviamente, cuando veo al rival en dificultades, intento apretar más, pero solo me dedico a boxear y llega de manera más natural.

-Muchos boxeadores intentan lograr cualquier cinturón rápidamente, ya que en el boxeo actual hay muchos títulos: regulares, interinos, silver, etcétera. Sin embargo, tú nunca has buscado esos cintos intermedios, sino que has ido a por oponentes de calidad. ¿Qué opinas de todo este asunto?
-Pues es cierto que todo el mundo hoy en día quiere tener una demostración física de que es bueno, y yo no necesito eso. Me gusta probarme contra rivales de verdad, no los que me proporcionarían uno de esos títulos. Hay gente para la que los cinturones significan mucho, pero para mí no, solo quiero subir mi nivel y demostrar a todos de lo que soy capaz.

«QUIERO SER CAMPEÓN DEL MUNDO EL PRÓXIMO AÑO»

-Sobre eso, no podemos negar que tus últimos rivales, Antonio Orozco, Brad Solomon y Samuel Vargas, son púgiles experimentados y con carreras muy sólidas. Les derrotaste con gran solvencia, y ahora estamos expectantes ante tu próximo movimiento. Ha sonado gente como Keith Thurman para enfrentarse a ti, ¿Qué nos puedes decir sobre todo ello?
-Este próximo año seguro que voy a encontrarme con un nivel de oponentes cada vez mejor, incluso creo que podría pelear ya por el título del mundo. Quiero enfrentarme a los más grandes, demostrar que puedo estar ahí y derrotar a los mejores.

-¿Te ves entonces listo para ser campeón mundial a corto plazo?
-Sí, ese es el plan que tengo, ya quiero ser campeón el próximo año.

-El sueño de todo boxeador es el que dices, el campeonato mundial, o incluso ser campeón unificado de los cuatro cinturones. El peso wélter, en el que peleas ahora, es una categoría muy potente en los últimos años. ¿Con quién te gustaría enfrentarte algún día?
-Por grandeza, me gustaría pelear contra Errol Spence. Errol creció en el mismo gimnasio que yo, y significaría mucho poder compartir ring con él, porque yo crecí viéndole entrenar cada día.

-¿Has podido hacer sparring con él alguna vez?
-No, la verdad es que no. Él tendría unos 20 años por entonces, y yo andaría por los nueve. Y luego, no se ha dado.

-Eres, aparte del boxeo, una persona muy activa en redes sociales, y hablas de muchos temas. ¿Qué importancia das a esto en el mundo actual? ¿Puede ser una distracción sobre el día a día como deportista o es un complemento útil para ser más conocido?
-Entiendo el punto de vista que me dices, puede suponer una distracción en algún caso, pero no podemos negar que es algo importante en estos tiempos; todos estamos en las redes y la gente las utiliza para estar al día y un simple mensaje te acerca a muchísima gente. Creo que es esencial comunicarte con los fans, responderles y que también sepan más de ti, darles información detallada de cómo eres como deportista y como persona.

Pesaje de Vergil Ortiz y Brad Solomon, con Bernard Hopkins en el control

-Esta semana has sido noticia porque has firmado un contrato con MTK, aunque también sigues vinculado a tu promotora habitual, Golden Boy Promotions. ¿Podrías explicar un poco el rol de cada una respecto a tu carrera de aquí en adelante?
-Golden Boy es mi promotora, es para quien peleo, y MTK tendrá el papel de asesorarme. He firmado con un nuevo mánager, Rick Mirigian, y MTK ha venido un poco de la mano porque Rick trabaja con ellos. MTK será quien me aconseje en el futuro, mientras que Golden Boy será el que le busque oponentes, fechas y lo que es la parte de los combates en sí.

«QUE SEPAN LOS AFICIONADOS ESPAÑOLES QUE LES QUIERO»

-¿Cómo eres fuera de los cuadriláteros? ¿Te gusta lo habitual en un chaval de 22 años o ser una estrella del boxeo es un impedimento para ello?
-Me gusta lo mismo que a cualquiera de mi edad, jugar, tocar la guitarra cuando puedo, leer también cuando tengo tiempo, correr, jugar a los bolos… Soy una persona más, simplemente que tengo una habilidad especial para el boxeo.

-Para concluir, te damos la palabra, Vergil. Al otro lado está la afición española. Solo queremos recordarte que vemos todos los eventos de Golden Boy Promotions a través de DAZN, por lo que eres ya un boxeador bien conocido en nuestro país.
-Querría dirigirme a mis fans en España para reconocer y agradecer su apoyo. Espero poder estar peleando de nuevo muy pronto y dar buen espectáculo, porque además DAZN se hace global y me verán en todo el mundo. Gracias por el apoyo que siento, que sepan que les quiero.

Estarán contentos de leerte, gracias a ti y mucha suerte.