Daniel Santana
@OscarSantana10

Hoy, 10 de octubre, en el aniversario número 21 recordamos lo que para muchos es uno de los mejores combates entre británicos, hablamos de los púgiles Joe Calzaghe “Pride of Wales” y Chris Eubank Sr. “Simply the Best”.

El título que estaba en juego era el de la Organización Mundial de Boxeo (WBO) del peso supermedio que se encontraba vacante, su propietario el irlandés Steve Collins colgó los guantes dejándolo libre.

En un principio el título lo iban a disputar Steve Collins y Joe Calzaghe pero el irlandés Collins sufrió una lesión a pocas semanas del encuentro y decidió retirarse. Calzaghe se presentaba con 25 años y un palmarés impoluto de 22 combates ganados con 21 de ellos antes del límite, el único que consiguió escuchar las puntuaciones de los jueces fue un primo de Chris Eubank; Bobbie Joe Edward un par de años antes.

En cambio Eubank ya tenia 32 años y estaba en el ocaso de su carrera, se presentó con un récord de 45 victorias, 2 derrotas y 2 combates nulos.
Las dos derrotas las sufrió con el mismo rival, Steve Collins, la primera vez que se enfrentaron Eubank estaba defendiendo su título WBO supermedio por decimoquinta vez, perdió por decisión unánime.

El carismático Eubank aprovechó el tiempo y antes de que Collins le concediera la revancha ese mismo año disputó dos combates de rodaje y en uno de ellos noqueó en el primer asalto al cántabro excampeón de España del peso supermedio José Ignacio Barruetabeña. Eubank en la revancha contra Collins perdió por decisión dividida.

El combate se celebró en Inglaterra en el Sheffield Arena, rebautizado posteriormente como FlyDSA Arena. El ambiente en vivo era eléctrico con la grada polarizada a favor de uno y otro boxeador.

Sonó la campana y Eubank salió rápido, decidido, menos de 15 segundos después, estaba sentado en el lienzo. Se incorporó rápidamente y parecía ileso, no podía disimular su sorpresa y le hacía gestos a Calzague mientras le decía ¡Buen tiro!. Capeó el temporal, pero los primeros asaltos estaban siendo favorables al más joven, la entendida afición estaba expectante puesto que el combate más largo que Calzaghe había disputado había sido a ocho asaltos y no sabían si podría mantener el ritmo.

Sobre el ecuador del combate ambos bajaron la intensidad, pero a partir del décimo Calzaghe cogió un segundo aire, consiguiendo que Chris Eubank apoyara los guantes en la lona para evitar caer, el árbitro Joe Cortez le desgranó la cuenta de protección correspondiente. En los asaltos restantes hubo intercambios peligrosos por parte de los dos, terminó el combate, se abrazaron y el orgullo de Gales lo celebró en su esquina porque se sentía ganador y así los vieron los tres jueces que le dieron la victoria por decisión unánime.

“Simplemente el mejor”, como le gustaba que le llamaran a Chris Eubank Sr., subió a la división del peso crucero donde disputó dos combates terminando ambos en derrotas y decidió que era el momento de retirarse para no volver.

En cambio Joe Calzague realizó 21 defensas exitosas de este título durante 10 años, la última contra el danés Mikkel Kessler, uno de los mejores desempeños encima del ensogado por parte de Calzague. Durante esos 10 años también consiguió los cinturones en el peso supermedio del resto de organismos, aunque no simultáneamente.
Sus últimos dos combates los realizó en la división del peso semipesado donde se enfrentó a dos leyendas vivientes Bernard Hopkins y Roy Jones Jr. En ambos combates Calzaghe besó la lona en el primer asalto pero supo darle la vuelta al marcador venciéndoles por decisión dividida y decisión unánime.

Se retiró en el año 2008 con un récord inmaculado de 46 combates ganados con ninguna derrota y 32 KO. Otra leyenda viva.