Darío Pérez
@Ringsider2020

Tristan Kalkreuth (Texas, 2001) fue, tras Vergil Ortiz Jr, el segundo boxeador firmado por Golden Boy Promotions antes de cumplir los 18 años. El propio Óscar de la Hoya le ha definido como “increíblemente grande, talentoso y carismático”, y es una de las mayores promesas de los grandes pesos en la actualidad. En menos de dos semanas, pelea en el cartel de la gala que culminará con el Jaime Munguía-Tureano Johnson. ESPABOX ha podido hablar con él para presentarle ante la afición española.

-Hola, Tristan. Es difícil preguntarte por tus inicios, porque casi estás en ellos a tus dieciocho años. Cuéntanos por qué boxeo y no baloncesto, fútbol americano o cualquier otro deporte.
-Hola, ¿Cómo estáis? Probé varios de esos deportes, incluido soccer (fútbol, tal como lo conocemos) y se me daban bastante bien, pero elegí el boxeo porque fue el que más me gustó. Me sentía mejor que practicando los otros, sentía algo especial, y además lo hacía bien.

-Tu carrera de amateur fue brillante, con más de 100 peleas; perteneciste a la selección de Estados Unidos, a pesar de que te has hecho profesional muy joven. Cuéntanos algo de esa etapa.
-Fueron años de muy buen boxeo y aprendizaje, es una época en la que vas haciéndote como boxeador. Y sí, estuve en el equipo americano y fui varios años campeón de EEUU. Participé en el Campeonato del Mundo de 2018.

-Entonces, ¿por qué te haces profesional en lugar de intentar clasificarte para los Juegos Olímpicos de 2020?
-Fue por la edad, era un año pequeño para poder clasificarme para los Juegos. Yo quería haber sido campeón olímpico, pero no pudo ser y entonces me convertí en profesional por eso.

-Y firmas con Golden Boy Promotions con solo 17 años. ¿Qué te dijeron o qué vieron en ti?
-Mi mánager le enseñó a Óscar vídeos de mi etapa en los campeonatos nacionales y le gustó mucho, por lo que parece le causé una buena impresión… y nada, hasta aquí.

-Debutas en agosto del año pasado, sin tener aún lo que aquí en España supone la mayoría de edad. ¿Cómo te sentiste, se notan nervios?
-Bueno, es normal, se siente mucha emoción, mucha adrenalina. Escuchas tu nombre y ves todo lo que rodea al combate y sí, te sientes un poco con el gusanillo, un ligero temblor de piernas. Pero te subes al ring y se pasa todo.

La victoria en el debut de Tristan Kalkreuth

-Tu tercer combate: MGM Grand, Las Vegas. Peleas en la cartelera del Canelo-Kovalev, un combate que paraliza el mundo. ¿Es todo tan asombroso como vemos en la tele? Nos gustaría que compartieras tu experiencia de aquellos días con la afición española.
-Es increíble estar allí, me siento muy afortunado porque hay boxeadores que nunca pueden conseguirlo, pero yo en mi tercer combate ya estaba en una velada tan impresionante. El recinto, la organización, todo es tan grande como parece.

-Llevas cinco combates, que podrían ser seis o siete si no fuera por la pandemia que azota al mundo. ¿Qué has aprendido de estas peleas, qué has mejorado desde tu debut?
-Por supuesto que uno va aprendiendo, mi entrenador Ronny Shields me ha ayudado mucho, y todo mi equipo. La experiencia de combate tras combate te hace aprender trucos y ser mejor boxeador. Ahora me enseñan un plan de combate, que para lograr tumbar al rival hay que trabajar bien con el jab. Por ejemplo, en mi segundo combate, Ronny me contó dónde golpear para bajar la guardia del rival buscando zonas concretas. Así estuve dos asaltos y medio, acabó bajando los brazos y pude entrarle arriba (así le gané por KO).

-Vas a abrir el próximo evento de Golden Boy, en menos de dos semanas, y lo veremos en España mediante DAZN. Será en el peso crucero, nuevo para ti, y a seis rounds, también por primera vez. ¿Nos puedes decir un poco cómo estás preparando el combate y si te quedarás ya en el crucero?
-Creo que voy a estabilizarme en esta división mientras pueda dar el crucero, me siento más cómodo ya que en el semipesado y, quién sabe, algún día escucharé a mi cuerpo que quizá quiera llegar al pesado, también está en mi mente a largo plazo como objetivo. Eso lo iremos viendo con el tiempo, pero un poco a la manera de Evander Holyfield.
El campamento para la pelea va muy bien, ahora estamos adaptando ya al cuerpo para el día clave y haciendo sparring con pesos crucero para estar más acostumbrados a él.

-¿Cómo nos puedes describir tu boxeo, para que sepamos lo que esperar ese 30 de octubre cada vez más cercano?
-Por encima de todo, me caracterizo por lanzar muchos golpes, me gusta la acción e ir hacia delante y ser un boxeador agresivo, vistoso. Pero soy joven, aún tengo que acabar de definirlo.

¿Qué te gusta hacer, qué aficiones tienes, como adolescente que eres, aparte del boxeo?
-Me gusta mucho jugar al paintball, tengo una máquina de realidad virtual que lo va recreando y juego con otra gente. También juego bastante a videojuegos y me gusta el deporte en general.

-Finalmente, Tristan, ¿puedes mandar un mensaje a la afición española? Intenta convencernos de que el próximo día 30 tenemos que verte.
-Sí, claro, agradezco todo el apoyo que me puedan dar. Daré una buena dosis de acción, estaremos ahí intentando ofrecer un buen combate, movimiento de pies y peleando con cabeza, y que la afición disfrute mucho de mi boxeo. Les invito a que me vean, va a ser una gran noche.

Así lo deseamos nosotros también, gracias.