Daniel Pi
@BastionBoxeo

Que la WBO y las compañías de Bob Arum (Top Rank) y de Frank Warren (Queensberry Promotions) mantienen una estrechísima relación no es un secreto, habiendo hecho ambos promotores que multitud de sus boxeadores peleen por los cintos del organismo con sede en Puerto Rico. No obstante, son tantas las oportunidades por cetros vacantes que este organismo les ha otorgado a las dos compañías, además de numerosísimos nombramientos como aspirantes obligatorios, eliminatorias y posicionamientos en el top 15, correspondidos con multitud de títulos menores disputados por parte de los púgiles de Arum y Warren, que muchos creen que la conexión va más allá de lo lícito.

Por ese motivo, en los foros y redes sociales anglosajonas se suele ver cómo la WBO, World Boxing Organization (Organización Mundial de Boxeo), ve transformado sarcásticamente el significado de sus siglas en inglés para dar nombres tan mordaces como la “What Bob Orders” (Lo que Bob Ordena), la “Warren Boxing Organization” o la “World Bob Organization”.

Con todo, esta especial relación llevó a un cierto choque durante unos meses, ya que la WBO se mostró permisiva con su campeón mundial del peso supermedio Gilberto Ramírez, de la escuadra de Arum, cuando éste anunció su ascenso al peso semipesado y se negó a dejar su título por si decidía volver a descender, cosa que truncaba los planes de Billy Joe Saunders, miembro de la promotora de Warren y que demandaba disputar en casa el mundial que poseía el mexicano.

Finalmente, aunque en un inicio la WBO le dio permiso a Ramírez para que pensase qué quería hacer y ordenó un duelo por un título interino temporal, el incidente terminó con el “Zurdo” dejando su cetro vacante, pudiendo así culminar su objetivo el británico Billy Joe Saunders (27-0, 13 KO), que a 16 km de su ciudad de residencia (Hatfield), podrá pelear en el estadio de fútbol Broadhall Way (también llamado Lamex Stadium) del equipo de Stevenage (Reino Unido) por el cinturón mundial WBO del peso supermedio sin dueño ante el coaspirante serbo-germano de origen albano-kosovar Shefat Isufi (27-3-2, 20 KO).

¿Cómo ha llegado Isufi a la posición de número 1 del ranking WBO? Nadie lo sabe y nunca se podrá saber si se piensa meramente dentro del marco de lo racional y legal. Y es que su mayor éxito (quizás su triunfo ante el peruano David Zegarra) a duras penas podría dar para merecer un puesto en la parte más baja del top 15, menos aún para ser el mejor clasificado habiendo peleado además sólo una vez en los últimos doce meses. Por ello, lo que muchos piensan es que la WBO ha lanzado a las manos de Saunders el quinto cinturón mundial de su carrera y el primero en una segunda división de peso tras ser campeón en el peso medio.

Desde la compañía de Warren se quiere alegar que Isufi, que al principio de su trayectoria llegó a pelear en el peso crucero (marcó 88 kg en la báscula una vez), ahora está en muy buena forma, que tiene el peligro que supone el pegador y la motivación de quien nunca volverá a tener una oportunidad igual. Pero si se es objetivo lo cierto es que es perfectamente comprensible que la mayoría de casas de apuestas paguen la máxima diferencia entre ambos, pareciendo inevitable que a poco que Saunders haya entrenado y se tome en serio la pugna pueda desmenuzar con su brillantez técnica a un boxeador que, comparado con él, es mucho más lento, convencional, previsible y estático, además de dubitativo e inconstante ofensivamente.

La victoria de Isufi se paga a 17,00 € por euro apostado, mientras que la de Saunders a 1,01 €, pero además hay opciones para apostar a múltiples resultados del combate, pinchando en el título de la pelea.
SPORTIUM, la casa de apuestas líder en España, te permite apostar a este combate pinchando aquí. Condiciones especiales para los lectores de Espabox. ¡Suerte!

Este campeonato mundial pensado como un baño de masas en una pelea de estadio británico, será emitido en Reino Unido por BT Sport 1 y en Estados Unidos por ESPN+ a partir de las 20:30 del sábado en hora peninsular española, contando como semifondo con una nueva pelea para el peso pesado, plata olímpico y aspirante oficial al cinturón de Europa, Joe Joyce (8-0, 8 KO) ante el veterano ruso Alexander Ustinov (34-3, 25 KO).