Darío Pérez
@Ringsider2020

El viernes, Salvador Jiménez (7-0, 1 KO) vuelve al cuadrilátero en una plaza especial. Hará su segundo combate profesional en Valladolid, su ciudad. Su rival será el nicaragüense Sergio González (10-25-5, 7 KO), tras caerse un par de oportunidades anteriores de pelear. A Salvi le espera el Campeonato de España superpluma, y ha hablado con ESPABOX unos días antes de la gala para contarnos su historia y sus sensaciones.

«Estoy a tope, deseando que llegue el viernes», comenta Jiménez.

Salvi Jiménez comenta con una sonrisa pícara, sobre su origen en el pugilismo, que «de pequeño era un poco movido, casi malvado, y mi padre quiso canalizar mi agresividad a través del boxeo. Empezó como hobby, pero mi entrenador Domingo me llevó a un interclubes y le sacudí bien al rival, así que le fui cogiendo gustillo y me fui haciendo camino. Están completamente confundidos los que ven el boxeo como un deporte solo violento y negativo, porque te hace ser humilde, marcarte objetivos y ser mejor persona».

Sobre ese crecimiento boxístico en Valladolid, relata que «estoy muy contento de ser de donde soy, yo simplemente lo cogí como afición, dejé el fútbol y empecé a tener sueños y cumplirme objetivos grandes, como ir a los Juegos Olímpicos».

El pucelano, sin embargo, no pudo materializar su sueño por un cambio de peso en el boxeo olímpico, y tuvo que optar por la vía profesional: «Mi categoría la quitaron, y entonces el peso que me tocaba sería muy elevado para mí. Yo soy fuerte, pero si regalo demasiados kilos ya dejo de serlo, que es una de mis grandes bazas. Y elegí estar con MGZ porque, para mí, es la mejor promotora de España y pueden ayudarme a abrirme camino como boxeador. La comunicación con Txutxi del Valle e Íñigo Herbosa es constante y fluida, son grandes amigos para mí y, pese a entrenar normalmente en Valladolid con Nacho y Domingo, subo habitualmente a hacer sparring y siempre funcionamos como un equipo unido».

Los que vimos a Jiménez en sus primeros pasos como púgil recordamos un joven impulsivo, incluso temerario, buscando al contrincante desde que sonaba la campana, algo que ha ido moderándose a raíz de acumular combates. Nuestro protagonista lo corrobora: «Es verdad, con las peleas evolucionas y yo he acabado con 107 peleas amateur. Al principio, salía a desguazar al otro, pero vas mejorando técnicamente con el tiempo».

A raíz de la polémica sobre estos habituales rivales centroamericanos en el boxeo español, Salvi no elude el asunto y se moja: «Yo podría tener las siete victorias por KO, porque soy fuerte y duro, pero esta gente con la que boxeo son piedras, auténticas paredes. Y esto ocurre porque hay algunos boxeadores españoles con los que iba a pelear y se han echado atrás, así que toca enfrentarse a estos chicos nicaragüenses porque no queda otra, y al final son a los únicos que puedes llamar cuando alguien te dice que no pelea a dos semanas del combate. Y la gente habla sin saber, aunque lo respeto, pero yo peleo con nicaragüenses porque los españoles no quieren pegarse conmigo. Y a estos chavales es imposible noquearles porque si pierden por KO no les dejan pelear en unas semanas, y necesitan llevar o mandar el dinero a su familia. Por eso aguantan lo que haga falta, los pobrecicos», resalta con condescendencia.

La previsión de disputar el campeonato nacional está ahí, siempre que las cosas le salgan bien el próximo viernes: «La preparación ha ido muy bien, y sé que Sergio González, mi rival, me hará trabajar porque ha dado la talla siempre, incluso en Estados Unidos e Inglaterra. Yo para el título nacional solo pido que llegue cuanto antes, sea contra Juanfe Gómez o contra Ramos Savín; me han dicho que sería para últimos de octubre o primeros de noviembre.
El Campeonato de España es, para mí, un vehículo para abrirme puertas futuras, para cosas más importantes. Yo no quiero ser Campeón de España ni Campeón de Europa, sino ganar el mundial, porque soñar es gratis. Y voy a intentar serlo por todos los medios»
. Acerca de ello, le gustaría «enfrentarme a Óscar Valdez, dentro de mi categoría».

El próximo viernes, en el Polideportivo Pilar Fernández Valderrama de Valladolid, Salvador Jiménez dará su próximo paso en una carrera intachable hasta la fecha.

La charla completa puede verse aquí a partir del minuto 7.