Darío Pérez
@Ringsider2020

El tayiko Shavkat Rakhimov (15-0-1, 12 KO), que el pasado sábado empató con Joseph Díaz (31-1-1, 15 KO) con el cinturón mundial IBF superpluma en juego (solo en una dirección, ya que Díaz se había excedido el peso), volverá a tener oportunidad de enfundarse el fajín en su próximo combate.

La IBF, creemos que con buen criterio, ha decidido que Rakhimov se ha hecho acreedor a conseguir el título enfrentándose a un boxeador que cumpla las normas del juego tal como hizo él, y no con un evidente sobrepeso (JoJo se pasó en más de un kilo y medio, algo rara vez visto en combates por título mundial). Por tanto, ha ordenado que el de Tayikistán se enfrente a un nuevo rival, el siguiente en sus listas.

El japonés Kenichi Ogawa (25-1-1, 18 KO) es el oponente que espera a Rakhimov. Ogawa es un veterano de 33 años con una dilatada carrera, en la que su punto álgido fue enfrentarse a Tevin Farmer en 2017, con este mismo premio en juego. Ha sido hasta la fecha la única pelea del nipón fuera de su país, ya que se disputó en Estados Unidos.

Ogawa venció a Farmer por decisión dividida (y muy cuestionada en su día), pero no fue campeón mundial por detectársele testosterona sintética en un control antidopaje, lo que resultó en la nulidad del combate. Ahora tendrá una nueva ocasión, esperemos que sin irregularidades.