Julio González

Pocos deportistas de este país pueden presumir de ser tan populares y queridos por los aficionados como lo fue nuestro campeón Perico Fernández. Ahora que nos ha dejado queremos recordar uno de los boxeadores más importantes de nuestra historia.

Sus inicios
Nació en la Maternidad Provincial de Zaragoza, el día 19 de octubre de 1952. No llego a conocer a sus padres, pero los hermanos Pedro y María Gimeno, lo tomaron bajo su protección y cuidaron de él de forma diferente. Estos hermanos lo visitaban en el hospicio los jueves y domingos, y con el tiempo ella acudiría a presenciar los combates de Perico, pero siempre permaneciendo en la sombra.
Perico Fernández permaneció en la Maternidad desde su nacimiento y después paso al Hospicio de Calatayud. A los nueve años pasó al Hospicio de Zaragoza, donde las monjas intentaron corregir su carácter peleón, travieso y rebelde. Algunas veces lo conseguían convenciéndole y en otras con una serie de coscorrones y sopapos.
A los catorce años empieza a trabajar, primero como pintor de brocha gorda y después como carpintero. Lo de la pintura seria con el tiempo su forma de vida, pintaría cuadros y algunos consiguió vender.
Cierto día los amigos del hospicio presenciaban un combate de boxeo en la televisión, Cassius Clay era el protagonista. Nada más terminar, los muchachos se pusieron toallas en los puños y comenzaron a pelear, entonces Perico se dio cuenta de que había nacido para ser boxeador.
A los diecisiete años la dirección del hospicio le autoriza para acudir al gimnasio de la calle Cánovas. Debuta en abril de 1970 en Torralba de Aragón y derrota por KO a Artigao. Perico alterna el boxeo con el trabajo en la carpintería del hospicio, pero una tarde, o mejor dicho una mala tarde, se pelea y es expulsado del hospicio. Fuera de allí se emplea en un taller de pintura como fijador y recibe como sueldo 1.000 pesetas, que es lo que le cuesta una pensión en la calle Pignatelli en Zaragoza.

Comenzó con el preparador Juan de la Parte “Juanito”, de Zaragoza, que fue quien le enseñó los primeros pasos y luego cambió al Club Box, donde conoció a Martín Miranda, el hombre que fue fundamental en su vida, primero como entrenador y después como parte de su familia, porque Miranda se llevó a Perico a su casa y lo trató como un miembro más. Se formó un consejo tutelar por ser menor de edad, formado por el doctor Gimeno, Felipe Castillo y Benito Escriche, el peso pesado de Zaragoza.
Como amateur disputó cuarenta y cinco combates, de los que perdió cinco e hizo cuatro nulos. En 1972 acudió a los campeonatos de España que se celebraban en Almería, siendo eliminado por García Requena de aquella ciudad. En estos campeonatos, Perico es sorprendido en los vestuarios antes de combatir fumándose un cigarrillo. Para Perico es algo normal.

Debut profesional
Después deciden pasar al campo profesional, y debuta el día 20 de mayo de 1972 ante José Luis González haciendo combate nulo en Zaragoza. Durante ese año realiza quince combates y solo es derrotado en dos ocasiones, la primera es descalificado en el combate contra Manuel Díaz en Vigo, y la segunda es contra Francisco Gómez en Barcelona, ganando los demás combates en su mayoría antes del límite, y derrotando a púgiles ya consagrados como Miguel Molleda, Andrés Martín, Toti Martín, Juan Peña I y Juan Barros. El año1973 sería el de su consagración nacional, se corona campeón de España del peso ligero al derrotar por puntos al veterano Kid Tano, el púgil que más veces ha ganado el título de España de la historia. El 3 de marzo en el Club Gimnasio Saldoba de Zaragoza, Cayetano Ojeda “Kid Tano” se enfrenta a un púgil semidesconocido llamado Pedro Fernández Castillejos, imponiéndose la juventud del maño a la veteranía del canario que, aunque perdió el título, vendió cara su derrota después de doce asaltos. El décimo fue el mejor round de Perico, que consigue derribar en dos ocasiones al campeón que terminaría perdiendo por puntos.

Luego en el mes de julio revalida el título nacional en el madrileño Campo del Gas, contra el asturiano José Ramón Gómez Fouz, en un gran combate de Perico que venció por puntos a un excelente boxeador que dos años más tarde conquistaría el título europeo. El primer gran escándalo de Perico se produce en octubre en combate ante el francés Jean Pierre Jounsy. En el octavo asalto y cuando nadie lo esperaba decide abandonar porque el contrario era muy incómodo para su boxeo, de pronto levanta la mano y se va del ring. Nadie entiende su actitud y nadie se explica sus motivos, pero actúa por instinto y eso le basta.

Pero curiosamente en 1974 su carrera será meteórica, derrota a Manolo Calvo, que se encuentra al final de su carrera, esta pelea será por el título nacional del peso ligero y la última de Calvo después de perder contra Perico por KOT en tres asaltos. Seguidamente se impone por KOT a Juan Albornoz “Sombrita” en solo seis asaltos, siendo también la última pelea de “Sombrita”.

Campeón de Europa
Seguidamente este triunfo le beneficia para disputar la corona europea del peso superior superligero que posee otro español, Tony Ortiz. El cordobés venia de disputar el título mundial WBC a Bruno Arcari, perdiendo por descalificación de forma injusta. El Consejo Mundial ordena que Tony vuelva a disputar el título para arreglar la descalificación de la anterior pelea, pero Tony decide hacer una defensa contra el campeón nacional Perico Fernández antes de disputar el mundial. Esta sería la primera gran oportunidad de Perico en su carrera deportiva.
Tony Ortiz se vio sorprendido del comienzo arrollador de Perico Fernández. Así fueron los cinco primeros asaltos, Perico le perdió el respeto al campeón Ortiz y desbordó el combate en esa fase. A partir del sexto, Ortiz comenzó a desplegar su juego, pero con reservas, llegando incluso a aburrir la pelea por su pasividad.

Fernandez-Ortiz
El combate del noveno al decimosegundo asalto parecía que no se complicaría. Tony Ortiz se limitó a lanzar su izquierda para frenar el ímpetu del aspirante que lanzaba su derecha sin mucha precisión perdiéndose en el aire la mayoría de las veces. Y en el 12º round una derecha precisa en el mentón de Ortiz dio con este en el suelo completamente grogui y ya no se recuperaría el pupilo de Kid Tunero. El combate se celebró en el famoso Campo del Gas, repleto de gente. Con esta victoria, el maño Perico Fernández será el que dispute el título mundial.
En agosto hace una defensa del título europeo en Italia ante el italiano Pieru Ceru y la resuelve en dos asaltos, reteniendo el título continental de forma brillante y embolsándose 1.500.000 pesetas, toda una fortuna de la época. Esta pelea seria preparatoria para la disputa del título mundial que debía de disputar contra Bruno Arcari. El italiano decide abandonar el mundial para subir de peso y evitar enfrentarse a Perico. Y el consejo Mundial nombra al japonés Lyon Furuyama coaspirante con Perico para cubrir el título vacante.

Campeón del mundo
El púgil aragonés Perico Fernández se corona campeón del mundo al derrotar por puntos al boxeador japonés Tetsuo “Lion” Furuyama. El combate se celebró en el Palacio de los Deportes de Roma al ganar los promotores italianos la subasta.
Perico contó con el favor del público italiano que desde el inicio de la pelea estaba animándolo constantemente, pero hubo muchos pitidos nada más conocerse el resultado del combate que daba ganador al púgil hispano. El español no llego a convencer a los aficionados, que esperaban mucho más de él.

Fernandez-Furuyama
El combate fue muy tenso, competitivo e interesante. y al mismo tiempo difícil de puntuar con iniciativa por parte de los dos púgiles que sin llegar a desplegar un boxeo bonito fue en todo momento muy correcto a lo largo de los quince asaltos.
Al principio de la contienda se puede decir que fue dominado por el púgil nipón, que en todo momento persiguió al español por el ring pero sin llegar a colocar buenos golpes, sin embargo los mejores asaltos de Perico fueron el noveno, donde al finalizar estuvo a punto de derribar al japonés que fue salvado por la campana y el undécimo, donde también se decantó del lado del español con buenas combinaciones.
Los restantes asaltos hasta llegar al 15º fueron favorables al nipón, pero de forma muy ajustada. Perico manifestaría después del combate que había combatido desde el segundo round con una costilla rota.
Al final el árbitro inglés señor Roland Dakin puntuó 146-145 a favor de Perico. El señor Peritti dio 148-144 también a favor de Perico Fernández y el juez japonés Yoshida dio 145-148 a favor del nipón.

Este triunfo conmociona a todo el país, Perico se convirtió en uno de los personajes más famosos España, intervino en programas de televisión, en portadas de revistas y periódicos de actualidad y llegó a grabar un disco con canciones de rock. Fue incluso recibido por el jefe del Estado Francisco Franco, cuando en otros tiempos los gobernantes daban más importancia al boxeo.

Fernandez-Franco