Daniel Pi
@BastionBoxeo

El torneo World Boxing Super Series en su rama del peso gallo era visto como la plataforma perfecta para que el japónes Naoya “Monster” Inoue (18-0, 16 KO) (a la izquierda en la imagen) se alzase al número 1 indiscutible de la división, si bien finalmente ha terminado además sirviéndole para ver catapultada su valoración global. Y es que, superando las rondas de cuartos de final y de semifinal ante dos buenos boxeadores, con encaje, hábiles y competentes como Juan Carlos Payano y Emmanuel Rodríguez en un tiempo combinado de 5 minutos y 29 segundos, los responsables de las más prestigiosas listas sólo han podido reverenciar las increíbles capacidades de Inoue.

Así, el japonés entra a la final del torneo situado como 1º del peso gallo en las todas las listas extraoficiales además de 3º de todos los pesos en el Ranking Transacional y 4º tanto en The Ring como en ESPN, no siendo pocos los que piensan que si fuese un estadounidense y peso wélter su posición como 1º sería incuestionable para estas clasificaciones.

Sea como sea, el próximo jueves, y con el cinturón mundial IBF en su poder, Inoue afrontará la primera unificación de coronas de su carrera en un estadio gigantesco y ante una cifra de asistencia que se espera acorde a una estrella mundial del boxeo: el recinto será el Super Arena de Saitama (Japón), el cuarto estadio cubierto más grande del mundo, con capacidad global para 37.000 personas y que cuenta con una configuración para acoger 22.500 asistentes en combates de boxeo.

Si muchos afirman que Inoue está siendo el artífice de uno de los mayores aumentos de atención a las divisiones de menos peso en los últimos años, delante tendrá a otra de las mayores estrellas que han dado las categorías ligeras, el filipino Nonito Donaire (40-5, 26 KO), poseedor de la corona mundial WBA del peso gallo y extop 3 de todos los pesos. De ese modo, es inevitable que hayan surgido múltiples voces que afirman que es un combate que fragua completamente un cambio generacional entre dos pegadores explosivos de distintas épocas.

Uno de los motivos de que Inoue sea favorito es que Donaire es el boxeador veterano en este cruce de caminos, si bien esto no es lo único que pone tan por delante en las apuestas al primero. También se apunta que “The Filipino Flash” ha pasado su mejor momento por más de media década, que ha descendido tardíamente a un peso en el que a la larga se puede sobresforzar y que ha sido ayudado en su pase de ronda en las WBSS por hechos fortuitos como la lesión a medio combate de Ryan Burnett y la lesión de Zolani Tete antes de su enfrentamiento.

En cualquier caso, Donaire es 3º del peso gallo según The Ring, ESPN y BoxRec, 4º para el Ranking Transancional y 6º en la lista IWBR, algo a lo que han contribuido sus actuaciones en el proceso eliminatorio, en el cual su rendimiento no ha sido malo, estando su duelo ante Burnett igualado mientras se prolongó y habiendo noqueado brutalmente al sustituto de Tete, Stephon Young. De ese modo, aunque no está lejos del retiro, especialmente envejeciendo más rápidamente los púgiles ligeros (la pérdida de velocidad y de ritmo resultan cruciales en dichas categorías), se piensa que aún le queda margen para superar a la mayoría de top 15 y ofrecer contendidas actuaciones ante la cumbre.

Sin embargo, esto tiene una par de grandes excepciones, siendo una ni más ni menos que Inoue que, si bien dice admirar y respetar a su adversario, parece estar muchos peldaños por encima en su rendimiento actual, acercándose, si no está ya en él, a un pico absoluto. Ciertamente, Donaire ha tenido una tremenda resistencia y su potencia de golpeo sigue ahí, poseyendo un hook de izquierda excelente y un boxeo variado e imprevisible. Con todo, ante Inoue, uno de los mayores pegadores de todos los pesos, con técnica precisa, perfecta ejecución ofensiva y que tendrá una ventaja en rapidez y reflejos, se considera que el nipón terminará, de alguna manera u otra, decantando de su lado la contienda, sobre todo recordando que el encaje de Donaire no ha sido ya tan rocoso en los últimos años.

Con Emmanuel Rodríguez habiendo dejado claro que puede ser un fallo gravísimo intentar tomar el centro del ring y buscar cruces de golpes cruciales contra Inoue, no está claro que un boxeador tan ofensivo pero también astuto como Donaire vaya a cometer el error de un despliegue frontal que le exponga al contragolpe y que le desgaste al llevar sobre sus hombros el peso de las acciones. No obstante, ceder la iniciativa y esperar cazar a la contra a un Inoue que puede preparar e impactar un uno-dos desde muy lejos y que promete combatir con inteligencia no es tampoco una solución idónea, pero es que ante el japonés cualquier escenario táctico parece prestarse al fallo por su excelente gestión de los espacios y por su capacidad de resolución, así que hay consenso en que el jueves logrará un nuevo triunfo que hará crecer todavía un poco más su tremendo renombre.

El evento encabezado por el Inoue-Donaire será emitido en España durante la mañana del jueves por Eurosport 2 y Eurosport Player, que comenzará su retransmisión desde las 11:15 h.