Darío Pérez
@Ringsider2020
Fotos: Amanda Westcott/SHOWTIME

El Borgata Hotel Casino de Atlantic City (lado atlántico de Estados Unidos) fue sede esta madrugada del campeonato del mundo del peso pluma, versión WBC.

El campeón Gary Russell Jr. (31-2, 18 KO) exponía su título contra el retador filipino Mark Magsayo (24-0, 16 KO). El filipino demostró que no era un comparsa en los primeros asaltos; ordenado, cerrado y con buena defensa, lanzaba esporádicos golpes de poder a Russell, con suerte desigual, pero sirviendo para que el campeón no estuviera rondando por el ring a su antojo. En el cuarto parcial, el filipino salió muy agresivo y dañó al todavía campeón, que se agarró y mostró buena capacidad de respuesta, algo que le ha caracterizado en toda su carrera y continuó hasta la mitad de la pelea.

En el ecuador de la pelea, se veía la gran calidad del poseedor del cetro mundial, que eludía a Magsayo hábilmente mientras intentaba combinar sobre el rostro de Russell para evitar problemas. Avanzaba el tiempo con tremenda incertidumbre acerca de la puntuación parcial por parte de los jueces, hasta que en los asaltos de campeonato Magsayo, en su empeño por apabullar a Russell, no logró un resultado especialmente deseado, pese a su iniciativa constante. Los jueces, tras gran expectación leyeron puntuaciones de 114-114, 115-113 y 115-113 para Magsayo, que fue proclamado nuevo campeón del mundo por decisión mayoritaria.

Antes del combate principal, en el peso ligero, el portorriqueño Subriel Matías (18-1, 18 KO) se las veía con el ruso Petros Ananyan (16-3-2, 7 KO), su único verdugo como profesional. Fue una pelea de poca acción hasta el séptimo asalto, donde Matías castigó con severidad a Ananyan, que mostró gran capacidad de sufrimiento y encaje. Tras un noveno episodio donde el ruso cayó sin mucha respuesta, la doctora dictaminó, aunque costándola decidirlo con un paciente sin apenas conocimiento, que no se podía continuar.

Además, el mongol Tugstsogt Nyambayar (13-2-1, 9 KO) no aprovechó su condición de teórico púgil superior, incluso cayendo en el octavo round (sin que el nefasto árbitro lo contase); fue incapaz de batir al veterano namibio Sakaria Lukas (25-2-1, 17 KO). Este fue sustituto de última hora de Vic Pasillas, positivo en covid pocos días antes de la pelea. Los protagonistas empataron con puntuaciones de 96-94, 94-96 y 95-95.