La pasada tarde de viernes se disputó en Ekaterimburgo una buena velada con una eliminatoria mundial como telón de fondo.

El combate principal, título intermedio WBO superwélter y con posible disputa del título del mundo como premio (según lo que ocurra entre Jermell Charlo y Brian Castaño), fue disputado entre el ruso Magomed Kurbanov (22-0, 13 KO) y el británico excampeón mundial Liam Smith (29-3-1, 16 KO). Fue un excelente combate, con intercambios durante los doce asaltos y, para el público presente, un enorme entretenimiento.

Ambos púgiles demostraron por qué están tan arriba en una división difícil como la del superwélter, yendo incluso a más y terminando la pelea en el centro del ring intercambiando crochés inmisericordemente. 115-113, 115-113 y 117-112 fueron las puntuaciones de los jueces, en nuestra opinión demasiado inclinadas hacia el deportista local.

Previamente, en el peso wélter, el ruso Eduard Skavynsky (14-0, 7 KO) venció por decisión unánime al duro colombiano Joel Julio (39-6, 33 KO), a quien derribó en el quinto asalto; y, en el peso supergallo, Evgeni Liashkov (8-2, 2 KO), que partía como favorito, fue sorprendido por Mukhammad Shekhov (9-0-1, 3 KO), por decisión dividida.