El cubano Luis Ortiz se resiste a abandonar los puestos de élite del peso pesado. King Kong, a sus 41 años, ocupa ahora el lugar número 3 de las listas del Consejo Mundial de Boxeo (WBC) y de la Asociación Mundial de Boxeo (WBA) y para mantenerse debe pelear cuanto antes.

El último combate del caribeño fue hace un año, cuando perdió por KO en el séptimo asalto ante el norteamericano Deontay Wilder, en su segundo intento por lograr un título mundial, y casualmente ante el mismo boxeador y por el mismo título WBC de los pesados.

Este sábado en el Microsoft Theater de Los Ángeles (California) se enfrenta al californiano Alexander Flores (18-2-1, 16 KO), púgil de 30 años, 1,93 m de estatura, cuyas dos derrotas son por KO pero ante sendos campeones del mundo, Charles Martin en 2014 y Joseph Parker en 2018.

El favorito en las apuestas es el cubano, del que se tiene mucha confianza en que su pegada pueda ser determinante.

Ortiz (31-2, 26 KO) necesita un triunfo convincente para buscar un combate de buena bolsa que le acerque a la disputa de un tercer título mundial. Oleksandr Usyk podría ser un buen rival como eliminatoria para enfrentarse a Povetkin o Dillian Whyte o el propio Andy Ruiz, dado que el título mundial está copado por Anthony Joshua y Tyson Fury, que pretenden unificar las cuatro coronas en 2021.