Daniel Santana
@OscarSantana10

Hoy día 7 de noviembre del 2018 se cumplen 30 años desde que Sugar Ray Leonard conquistara su cuarta y quinta corona, la misma noche. Hablamos del título del peso semipesado del Consejo Mundial de Boxeo (WBC) y el recién inaugurado título del peso supermedio del mismo organismo, el combate se disputó en el límite de las 168 libras (76,200 kilos).

Esta era la tercera vez que Leonard regresaba después de anunciar su retiro. El último combate de Leonard había sido un año antes, el 6 de abril, cuando derrotó por decisión dividida en 12 asaltos a Marvelous Marvin Hagler para proclamarse campeón mundial del peso medio del WBC, título que añadió a sus vitrinas junto al del peso wélter y superwélter.

Para conseguir la nueva hazaña tuvo que doblegar a Donny “Golden Boy” Lalonde, original de Ontario, Canadá, un boxeador carismático con un look particular que en ese momento era el propietario del cinturón del peso semipesado que había ganado un año antes por KOT en 2 asaltos a Eddie Davis, ese título estaba vacante al dejarlo libre Thomas Hearns.

Poca gracia tuvo que hacerle a Leonard que su viejo conocido Thomas “La Cobra” Hearns se le adelantara y tan solo tres días antes consiguiera convertirse en el primer boxeador en conseguir proclamarse campeón mundial en cinco pesos diferentes. Aunque para muchos Leonard fue el primero porque el título que ganó Hearns fue el de la recién instaurada Organización Mundial de Boxeo (WBO).

Esta fue la primera pelea profesional de Leonard sin el entrenador Angelo Dundee en su esquina, se separaron debido a una disputa por dinero, Dundee alegaba que la bolsa que cobró cuando pelearon contra Hagler fue ridícula. Lo sustituyó su segundo entrenador de siempre, Janks Morton, que trabajó con él desde su etapa de amateur.

El combate se celebró al aire libre en el Caesars Palace, en Las Vegas, con 13.246 asientos ocupados. Lalonde contaba con 28 años de edad, cuatro menos que Leonard y unos centímetros de altura más.
En el cuarto cayó Leonard a la lona, en 36 combates era la segunda vez que lo hacía, la primera ocasión fue en el año 84 contra el desconocido Kevin Howard, se levantó, se repuso, y consiguió darle la vuelta al combate.

El combate terminó en el noveno asalto, Lalonde quedó arrinconado en su propia esquina y fue su final. Tras una frenética andanada de golpes el Golden Boy cayó, se levantó con dificultades y le hizo un gesto a Leonard como diciendo ¡OK, tú ganas!. Pero el árbitro Richard Steel creyó oportuno dejarlo continuar, Leonard se lanzó a por él pero el canadiense ya no tenía defensa, recibió un terrible y certero derechazo que lo hizo caer totalmente fulminado, no recibió cuenta de protección, todo había acabado, una victoria trabajada, el nuevo campeón estaba pletórico.

Sugar Ray Leonard dejó el título del peso semipesado y defendió el título del peso supermedio contra Thomas Hearns el 12 de junio de 1989 con resultado de combate nulo.

Donny Lalonde estaba programado para pelear contra Dennis Andries por el título vacante semipesado del WBC el 24 de junio de 1989, pero se retiró un mes antes de la pelea y dijo: “Ya no puedo justificar lastimar a las personas en mi propio beneficio”. Regresó al ring en 1991.