Darío Pérez
@Ringsider2020

Entretenida gala la vivida en el Nottingham Arena (Reino Unido) la noche de ayer sábado bajo el paraguas de Matchroom Boxing. Se demostró, una vez más, que el boxeo es el deporte más imprevisible y que nadie tiene la victoria segura hasta el momento en que se oye la última señal.

El inglés Leigh Wood (26-2, 16 KO) y el irlandés Michael Conlan (16-1, 8 KO) disputaron un duelo con el título mundial «regular» WBA del peso pluma en juego. El polivalente Conlan intentó sorprender empezando con guardia zurda, y no llevaba un gran primer round hasta que, en el último momento, un croché de manual con esa mano atrasada tiró a un Wood salvado por la campana. Conlan, sin embargo, se abrió en el segundo parcial con una herida en el párpado ante un dolido inglés, aún no recuperado y en problemas, tónica que siguió en el tercero y cuarto, con Wood intentando agarrar al irlandés para tener una pelea en la corta distancia. Eso provocó un nuevo choque de cabezas en el quinto asalto, resultando esta vez la cara del púgil local peor parada.

La batalla era intensa en los momentos centrales de la pelea, insistiendo Conlan con el croché alternado con golpes al cuerpo y Wood tratando de arrinconar al adversario en las cuerdas, lleno de empuje e insistencia. Llegado el último tercio del tiempo reglamentado, parecía con buena ventaja el exolímpico, que seguía con frecuencia llegándole al de Matchroom mediante el puñetazo curvo. El décimo fue el asalto más destacado para Wood, intentando jugarse ya el todo por el todo y acertando en varias oportunidades al arrinconado Conlan, algo que acabó con este en la lona en el undécimo dándole emoción a las futuras cartulinas. Estas, sin embargo, no llegaron, ya que Wood impuso la ley del garrote en el último round, golpeando con más corazón que fuerzas al de Belfast hasta que este, tras dos derechas a la sien (una ya indefenso, pero Steve Gray estaba a dos metros y no llegó a tiempo de evitarla), cayó del ring patas arriba para poner el epílogo al combate de la manera más épica. Wood, que iba por detrás en las tres tarjetas, no celebró el triunfo porque Conlan quedó unos minutos desplomado sobre los aledaños del cuadrilátero.

ACTUALIZACIÓN: Un par de horas tras la pelea, Conlan confirmó que se encontraba bien de salud.

En la contienda de semifondo, Caoimhin Agyarko (11-0, 7 KO) y Juan Carlos Rubio (18-2, 9 KO) buscaban un título intermedio WBA del peso medio. El británico de pasaporte fue de menos a más, y aceleró las acciones según avanzaban los diez parciales, mostrándose ya bastante superior en la mitad de los mismos. En algunos instantes, como el octavo asalto, el mexicano Rubio pasó algunos apuros, pero sobrevivió a la última campana y fueron los jueces quienes dieron su veredicto: 100-90, 100-90 y 98-92.

Previamente, la veterana Érica Farías (27-5, 10 KO) dio la sorpresa imponiéndose por decisión dividida a la local Sandy Ryan (3-1, 2 KO), en una pelea donde la aguerrida argentina estuvo más activa y contundente. Gary Cully (13-0, 7 KO) demolió al ‘Títere’ Miguel Vázquez (44-11, 17 KO), derribando al mexicano tres veces en los seis asaltos que duró la pelea; tras esa tercera visita a la lona, el mexicano no pudo levantarse. Y Terri Harper (12-1-1, 6 KO) subió al peso ligero tras su derrota ante Alycia Baumgardner y se enfrentó a Yamila Abellaneda (13-5-1, 3 KO). Lo hizo con acierto en una buena actuación, imponiéndose a la hispana con cartulinas de triple 99-91.