Daniel Santana
@OscarSantana10

Hoy día 30 de noviembre de 2018, no podíamos dejar de recordar que tal día como hoy Policarpo Díaz Arévalo, Poli Díaz “El Potro de Vallecas” hace exactamente 30 años, 1988, se proclamaba campeón de Europa del peso ligero por vez primera.

El título estaba vacante al dejarlo libre el danés Gert Bo Jacobsen para disputar el campeonato mundial IBF del peso ligero contra Greg Haugen, el resultado le fue desfavorable perdiendo por KOT en 10 asaltos, en su casa, Dinamarca.

Poli y Jacobsen se encontrarían un año después en la segunda defensa de las siete que realizó Poli de su título de campeón de Europa; el resultado le volvió a ser adverso perdiendo por KOT en el sexto asalto, la segunda derrota consecutiva para el danés, pero no tiró la toalla y tras unos tropiezos más, después de unos años se proclamó campeón mundial WBO del peso wélter.

Poli se presentó como campeón de España, imbatido en 22 combates con 14 de ellos ganados antes del límite, título que ganó a los 18 años en 1986 a José Antonio Hernando y que defendió con éxito en seis ocasiones, tan solo tenia 21 años y de sus tres últimos combates tan solo había podido realizar siete asaltos.

El otro aspirante, el italiano Luca De Lorenzi también era el campeón de su país, 27 años de edad y unos cinco centímetros más alto que el “Potro de Vallecas”, tenía en ese momento un registro personal de (23-1, 16 KO), aunque se rumoreaba que su número de KO era bastante inferior, aun así la prensa lo vendía como un pegador, sobre todo con la mano derecha.

El combate se celebró en Chiavari, Liguria, Italia, a unos tres kilómetros aproximadamente del pueblo de De Lorenzi.

Durante los himnos nacionales al Potro se le notaba nervioso, la estrategia en la esquina de Poli, presidida por su preparador Ricardo Sánchez Atocha estaba clara, no presentar un blanco fijo en ningún momento, y así lo hizo durante un primer asalto de tanteo.

La cosa no pintaba mal, en el segundo cayó el italiano que se levantó como un resorte, situación que aprovechó Díaz, para seguir golpeándolo intentando finalizar el trabajo, hasta que intervino el árbitro francés Andre Ducrop y le desgranó la respectiva cuenta de protección al italiano.

En el tercero y cuarto hubieron duros intercambios de golpes donde la mejor parte se la llevó el de Vallecas.

Quinto y último, el italiano estaba incómodo, no descifraba a Poli, que lo terminó derribando con un gancho, superó la cuenta, pero de poco le sirvió, porque lo terminó cazando con un precioso y fulminante gancho que le hizo perder la verticalidad, siendo incapaz de superar los 10 segundos.

“Torero, torero” le gritaban los cerca de cien aficionados que fueron a animar al carismático Potro de Vallecas en su aventura.

Poli se convirtió en el sexto español en conseguir el preciado cinturón azul y oro del peso ligero, junto a nombres ilustres como Luis Rayo, Pedro Carrasco, Miguel Velázquez, Perico Fernández o Francisco León que fue el último en conseguirlo ocho años atrás.

Siete veces defendió su cinturón del campeón de Europa del peso ligero antes del asalto al mundial.