Emilio Marquiegui
@EmilMarquiegui

Anoche en el SSE Hydro de Glasgow (Reino Unido) se disputó el gran combate en el que el campeón mundial unificado del peso superligero, el escocés Josh Taylor (19-0, 13 KO), ponía por primera vez en juego sus cuatro títulos ante el inglés Jack Catterall (26-1, 13 KO).

En este duelo de zurdos, el claro favorito era el campeón, pero la pelea fue muy distinta a lo que los pronósticos revelaban. El aspirante Catterall salió con un plan de combate muy inteligente, bien plantado en el cuadrilátero esperando a la contra los ataques de Taylor. Un buen trabajo del jab del inglés frenaba la mayor agresividad del campeón.

Catterall llevaba ventaja a la mitad del combate e incluso en el octavo asalto mandó a la lona a Taylor con una izquierda descendente. El campeón se recuperó y apretó hasta el final, sabedor de la probable desventaja en las cartulinas.
Taylor llevó el centro del ring a lo largo de la contienda y fue el agresor, pero Catterall acertó con buenas combinaciones al cuerpo y a la cabeza y con su preciso jab.

El combate se puede ver en el canal de Marca FightSportsMax.
Los mejores combates de BOXEO, las mejores galas de todos los deportes de combate, K1, MMA, ARTES MARCIALES, en FIGHT SPORTS MAX, el canal de MARCA. Programación continua de boxeo y otros múltiples deportes de combate las 24 horas. Contrátalo por solo 4,99 euros/mes.

Un combate trabado en ocasiones, en el que tuvo que intervenir constantemente el árbitro londinense Marcus McDonnell, que quitó un punto a Catterall en el décimo asalto por agarrar la cabeza de su rival, y a Taylor en el undécimo por golpear a Catterall tras el toque final de campana.

Las estadísticas de mayor número de golpes lanzados así como el porcentaje de acierto fue favorable a Catterall, pero aun así, los jueces dieron el triunfo en decisión dividida al escocés: El juez inglés Ian John-Lewis vio 114-111 para Taylor, al igual que el escocés Victor Loughlin, 113-112, mientras que el inglés Howard Foster dio ganador al aspirante 113-112.

La pelea fue muy igualada y Catterall mereció un empate y quién sabe si una revancha, aunque Taylor, en declaraciones posteriores, cree que ganó con claridad y que no procede volver a pelear contra él.

Por su parte, Jamie Moore, el entrenador de Catterall, dijo que habían sido robados.