Darío Pérez
@ringsider2020

El barcelonés Frank Urquiaga (16-3-1, 1 KO) no pudo ganar esta noche de viernes en el Palazzetto dello Sport de la localidad italiana de Santa Marinella el título de la Unión Europea del peso ligero ante el italiano Emiliano Marsili (41-0-1, 15 KO), que fue proclamado vencedor a los puntos.

No empezó nada mal Urquiaga la pelea, buscando manos exteriores para entrar en acción con peligro ante un local que buscaba el centro del cuadrilátero, mostrando buenas piernas en los primeros asaltos pese a sus 45 años. Urquiaga derribó al italiano justo cuando acababa el tercer parcial con un fenomenal recto, yéndose pleno de moral al descanso y superando al local también en los siguientes asaltos con mejor movilidad y variedad de ataques. Marsili, con una capacidad de recuperación notable, hizo buenos asaltos centrales, destacando el sexto, donde mantuvo a raya al español de origen peruano.

Urquiaga hacía más daño con manos aisladas, pero boxeando fuera de casa y llevando el peso de las hostilidades el púgil local, parecía que el nuestro tenía que apretar para asegurarse la victoria en el último tercio del pleito. Se requería dar más continuidad a sus propuestas ofensivas, como hizo en décimo y undécimo asaltos, que probablemente se anotó a favor. Por otro lado, no sufría en exceso los efectos de tener diez años más Marsili, con buenos desplazamientos incluso en este tramo final del campeonato comunitario. Terminó la contienda con un cabezazo de Marsili al entrar atacando, llevándose el transalpino un corte en la frente, y mejores sensaciones para Urquiaga, dominando el último tramo de las acciones pese a recibir varios golpes detrás de la cabeza con permisividad arbitral.

Los jueces dictaminaron puntuaciones de 115-113, 112-115 y 115-112 para Marsili, un auténtico jarro de agua frío para el español en un fallo más que casero.