Abrimos esta nueva sección de ESPABOX llamada TRIBUNA MÉDICA (dentro de la sección de Opinión), en la que destacados especialistas médicos nos ilustrarán con los temas más importantes de la medicina pugilística, con las habituales dudas de los boxeadores y aficionados. Sección coordinada por Alejandro Mejuto (Jefe de los Servicios Médicos de la Federación Española de Boxeo), junto a otros destacados profesionales, entre los que se encuentran distintos médicos de la Federación Gallega de Boxeo.

Alejandro Mejuto

La decisión de abandonar la práctica del boxeo tras haber sufrido repetidas conmociones cerebrales siempre ha sido compleja y controvertida . Lamentablemente no disponemos de recomendaciones basadas en la evidencia para ayudarnos en la toma de decisiones por lo que en ausencia de guías clínicas y documentos de consenso el buen juicio clínico y el sentido común son las principales herramientas de las que disponemos.

La primera dificultad con la que nos encontramos en cuando un deportista ha sufrido determinado número de conmociones bajo las que no subyace lesión estructural alguna, pues no disponemos de un baremo que correlacione el número  ni la intensidad de los traumatismos con cierto grado de deterioro cognitivo permanente.

Parte de lo que podríamos acuñar como neuromitología es el concepto de “three strike rule” por el cual un atleta, tanto boxeador como practicante de muchos otros deportes, es apartado por un largo periodo de tiempo tras sufrir tres conmociones consecutivas.
Esta idea data del año 1945, siendo propuesta en aquel momento por el Dr. Quigley, sugiriendo que quien haya sufrido tres episodios de pérdida de conocimiento no podría volver a competir hasta la siguiente temporada, y a pesar de no tener sustento científico esta idea perdura hasta la actualidad en la mayoría de guías de retorno a la competición tras una conmoción.  El miedo no justificado que subyacía en aquel entonces para elaborar esta regla era que repetidas conmociones cerebrales iban seguidas de deterioro cognitivo progresivo y encefalopatía crónica traumática.

Basándonos en la evidencia científica de la que disponemos hoy en día este miedo está altamente infundado ya que los estudios más recientes señalan a la carga genética como el principal factor para desarrollar encefalopatía, muy por encima de los traumatismos repetidos en sí mismos.

Uno de las médicos que más ha publicado a este respecto es el neurólogo australiano, a la vez que boxeador aficionado, Paul McCrory, quien ha analizado muchos de los estudios que hasta la fecha han pretendido relacionar conmociones cerebrales y deterioro cognitivo tanto en el ámbito del boxeo como otros deportes e incluso en accidentes de tráfico, encontrando un número nada despreciable de errores metodológicos, diagnósticos imprecisos y variables no consideradas que modificarían los resultados de dichos estudios.
Valga como ejemplo un estudio retrospectivo sobre el daño neurológico en futbolistas escandinavos que relacionó el cabeceo de la pelota de fútbol con deterioro cognitivo sin tomar en consideración factores como el consumo de alcohol o el estado previo de deterioro de alguno de los sujetos interpretados como positivos en el estudio.

Por el contrario sí disponemos de estudios, véase como ejemplo uno llevado a cabo en jugadores de futbol australiano, que desmontan la definición clásica del “síndrome postconmoción” pues el funcionamiento neurofisiológico tras una conmoción se ha normalizado en torno a los 5-10 días siguientes a la misma. Así mismo estudios llevados a cabo en ratones de laboratorio, que sufrían traumatismos durante dos horas en un número de entre 20 y 35 ocasiones, sin llegar a relacionarse la acumulación de un determinado número de golpes con la aparición de deterioro.

Sí disponemos por otra parte de larga evidencia de la llamada cascada neurometabólica de la conmoción, que consiste en alteraciones en el flujo sanguíneo y concentraciones cerebrales de glutamato, calcio, potasio y glucosa desde el minuto 0 de la conmoción hasta su normalización en los 10 días siguientes, convirtiendo al sujeto que sufre la conmoción en más susceptible de sufrir una segunda mientras estos parámetros no se normalicen.  Esto fundamenta la importancia de los periodos de descanso tras las conmociones, traducidos a nuestro deporte en combates o sesiones de sparring.

Si bien decimos que no se ha encontrado evidencia de la media exacta en la que los traumatismos se puedan traducir en deterioro cognitivo, sí podemos relacionar la encefalopatía con  predisposición genética a sufrirla. El gen de la apolipoproteina E (ApoE) se relaciona con la aparición espontánea de la Enfermedad de Alzheimer y las alteraciones en éste sí están relacionadas con un aumento del riesgo de deterioro neuronal. Polimorfismos y alteraciones en la traducción de este gen se relacionan directamente en estudios en población no deportista  con aumento de la mortalidad y gravedad de las  secuelas según revela un estudio publicado en la revista Lancet en el año 1997. Yendo más lejos, desde el año 1999 el genotipo de la apolipoproteína E-epsilon 4 se puede usar para predecir la evolución a largo plazo tras lesiones traumáticas.

Todo lo citado previamente nos sitúa en el escenario  en el que debemos de ser muy cautelosos en el manejo de los periodos de descanso, que es el principal factor modificable, ya que lamentablemente no se puede hacer nada para modificar las posibilidades que vaya a tener un deportista a padecer tanto deterioro neuronal como una miocardiopatía u otra enfermedad que tenga importante carga genética.
Añadido a esto, de cara al futuro en mi opinión cobrarán importancia las distintas herramientas y test de los que disponemos para monitorizar de forma objetiva diferentes parámetros cognitivos,  tales como HeadMinder, Concussion Vital Signs, ImPACT, King-Devick test o el RtComp y RtClin, a la hora de ayudarnos a tomar la decisión de poner punto  final a determinadas carreras deportivas.
Como resumen, a la pregunta de cuándo sería el momento de colgar los guantes podríamos responder que quien presente una exploración física y neurológica alterada, presente alteraciones en las pruebas de neuroimagen, presente un menor umbral de tolerancia a los traumatismos, un tiempo mayor de recuperación tras los mismos o demostrado deterioro en los test de función cognitiva debe abandonar la práctica del boxeo.

  • iván

    el boxea se deja o te deja de varias maneras…por el motivo que sea..ilusión desmotivación..que empiezas a perder combates y ante la evidencia que no vas a ser el mismo decides que acabará pronto tú carrera deportiva,por motivos específicos de entrenamientos y rendimiento deportivo,sea que no dispones de medios humanos para estar en un nível apropiado para esta profesión..y la última por que no pasas los controles médicos requeridos,debido a esto último,decir que prolongar demasiado la carrera deportiva cuando el neurocirujano no lo ve humanamente correcto sería un suicidio total,alzheimer,parkinson..son demencias que pueden sufrir los boxeadores si prolongan demasiado su carrera,sólo se verán esas posibles demencias pasados unos años..a alí se lo detectaron en sus últimas peleas….boxeadores sonados o con la demencia pugilística como lo suelen llamar hay por desgracia,pero actualmente no debe haber muchos más gracias a las resonancias cerebrales…hay que saber cuando parar…cefaleas problemas de concentración el no razonar bien en conversaciones y empeorar el razonamiento,problemas al expresarse,tartamudeos descordinación en las palabras al hablar… esas son muestras de que las facultades congnitivas están dañadas…..el cerebro se mueve con cada impacto recibido..las adherencias del cerebro se van despegando y al final si nuestro cerebro fuera un estadio de futbol quedaría como si le faltase una grada..estas son las consecuencias de una carrera dura…mayweather si tuviera un estilo como chavez no podría haber estado tanto tiempo boxeando,mejor explicar las concecuencias hablando claro que con tecnicismos médicos que la gente normal no se para en ellos.

  • Pako

    Creo que hay dos personas que son las que mejor deberían de saber cual es el momento de dejarlo. Una el propio boxeador y otra su entrenador. En cuanto al boxeador es complicado que sea él el que se de cuenta de que ya no es el mismo. Sangre caliente y “pasta” especial, de eso están hechos. Siempre hay una buena bolsa más, un buen combate a la vista, siempre hay algo por lo que arriesgarse. Más objetivo debería de ser su entorno, encabezado por su entrenador, que pueden estar viendo el posible deterioro de su pupilo desde fuera que siempre es más fácil. Por lo que he leído en alguno de estos foros hay un entrenador español que ha aconsejado a alguno de sus púgiles profesionales que deje la competición por haber tocado techo hace tiempo. Ese creo que es uno de los caminos. El otro por supuesto es seguir con los exámenes médicos lo más exhaustivos posibles. Y así todo……

    • Cristian madriz

      Asi es en ocasiones q yo.conozco pero.surge el.entrenador oportunista q quiere aprovecharse

  • A. tintoreto

    es la pregunta del millon , cuando ? supongo que una de ellas sera su estilo de boxear.
    si se refiere a su naturaleza en aguantar castigo entonces si que es un gran misterio , lo que se ve a simple vista es que aquel que es capaz de aguantar mas golpes es mas fuerte en teoria que el que se marea rapido , pero eso es por fuera , por dentro nadie sabe quien es mas fuerte de los dos , ni quien reacciona mejor.
    todos los que han echo deporte a nivel profesional , todos , han tenido secuelas , ya sea de espalda , rodillas , muñecas ect.
    en el boxeo , como en rugby , lucha el problema es que hay que mirar hacia la parte de arriba , pero no siempre.
    hay esta jaque la mota , vivito y coleando con 95 tacos , cuando se recibian palizas de las de antes.
    cuando yo era chico , habia un hombre con ataques epilepticos , casi todos los dias se caia y tenia heridas en todas las partes de la cabeza , ni cejas tenia , siempre estaba hinchado y reventado , pues no murio de ningun golpe , murio con 60 años por otras causas pero no de los golpes.

    • A. tintoreto

      todo es una loteria .

    • jose antonio

      y….Carrillo fumaba tres paquetes de tabaco al día y vivió mas de 90 años. Pero eso no quiere decir que el tabaco no mate a las personas . En mi opinión un boxeador al que noquean tres veces seguidas o cinco alternas en un plazo de tiempo razonable esta listo para dejarlo , de lo contrario puede tener una desagradable sospreza

      • A. tintoreto

        a ver si leemos mejor , quien esta diciendo lo contrario , ya sabia que carrillo vivio hasta los 97 , la fortaleza fisica interior es un misterio , una loteria , lo que unos aguantan otros por desgracia no , porque eso que dices de 3 veces seguidas o 5 alternas diselo a MIKE TOWELL O ROMAN SIMAKOV muertos al primer k.o de su vida , nunca se sabe ni sabra la verdadera fortaleza , unos se caen de un tercer piso y sobreviven y otros tropiezan en una escalera y se matan.

  • Antonio

    Se dice que un boxeador en forma ve los golpes pero los esquiva, está acabado cuando los ve venir pero no es capaz de esquivarlos.

  • Pelayo

    Excelente presentación. El
    Mundo del boxeo está de enohorabuena con especialistas como el Dr. Mejuto, digno sucesor de otro de los grandes doctores del boxeo a nivel mundial, el Dr. Francisco Masa

  • Rocambole

    Quien presente esos síntomas debe abandonar la práctica del boxeo, pero… ¿y si no quiere? ¿Y si se niega a pesar de los riesgos para la salud? ¿Se le puede retirar la licencia a quien presente alteraciones neuronales? Agradecería que alguien me informase sobre el reglamento. Gracias.

  • jose julian

    Pienso que el boxeador nace, luego esta todo lo demás, “querer es poder”, es absolutamente falso en el mundo del boxeo, se requieren unas condiciones extraordinarias para ser boxeador profesional,si te duelen en exceso los golpes, considera seriamente el dejar el boxeo, a nivel competitivo,solo observando a grandes, o buenos boxeadores, cualquier persona normal, con sentido común, se da cuenta de que estan hechos de otra pasta, y ademas se saben sacrificar, y se preparan de la mejor manera posible, uno debe saber conocerse a si mismo y cuales son sus limetes realmente. Por desgracia, el boxeo esta lleno de tópicos, uno de ellos es el de la valentia sobre el ring, la mayoria de las veces no gana el mas valiente, y si lo hace tiene una carrera corta, la peor combinación es la de un boxeador valiente en el ring, sin tener la dureza y el encaje suficiente, para acometer tal empresa, tiene los dias contados, y aqui toda la responsabilidad la tiene el boxeador, si continua poniendo su vida en peligro.Luego esta toda la ciencia y los experimentos con ratoncitos,que esta muy bien, pero la mejor ciencia se obtiene por las sensaciones de la propia persona, y su sentido común.

    • Manuel

      Para nada tienes razón.
      Todos nacemos siendo humanos, y cada uno pone sus límites donde quiere.
      “El boxeador nace” una tontería…… Con esfuerzo y sacrificio cualquiera puede llegar a ser boxeador profesional, está claro que para ser una superestrella tienes que tener un don, pero para hacer cosas de las que enorgullecerte basta con entrenar entrenar seguir entrenando y cuando no puedas más entrenar un poco más.
      Nos desviamos un poco del hilo pero es que no soporto leer u oír a gente poniendo límites a otras personas.
      Se puede ser boxeador sin gran encaje, gran pegada o gran movilidad, seguro que Alguna cualidad se puede explotar para llegar al objetivo

  • Sergio

    Muy bueno, seguir dando más información.