Daniel Pi
@BastionBoxeo

Durante la primera mitad, Frank Urquiaga (13-2-1, 1 KO) (a la izquierda en la imagen) tuvo un rendimiento excelente, haciendo que el equipo del exmonarca mundial Anthony Crolla (35-7-3, 13 KO) y los medios y aficionados británicos asistentes al Manchester Arena de Manchester (Reino Unido) mostrasen verdadera preocupación. No obstante, Crolla, conocido por sus malos arranques compensados por buenas segundas mitades, tiró de tenacidad para darle la vuelta a la situación y despedirse con una victoria en la última pelea de su carrera profesional. Tan contendido fue el combate que el triunfo del ídolo local Crolla llegó por decisión mayoritaria, siendo las puntuaciones de 95-95 (la más justa), 97-93 y un 98-92 inaceptable e injustificable.

El combate se inició muy bien para Urquiaga, que en el centro del ring usó bien el jab, tuvo buenas acciones defensivas y, pese a los eventuales jabs rivales y algún gancho diestro, conectó su derecha a la contra y combinaciones de curvos que provocaron un corte en torno al ojo izquierdo de Crolla. En el segundo asalto la efectividad de Urquiaga fue todavía a más, impactando hooks con variación de altura y llegando con una nítida serie de rectos que obligó a su adversario a dar un paso atrás.

La frustración del local se hizo evidente cuando empujó a la lona a su contrincante, intentando en el tercer asalto intensificar su presión pero sin grandes resultados, dado que Urquiaga aguantó bien el terreno sin retroceder a las cuerdas con ganchos al torso, directos a la contra y oportunos pasos laterales. De hecho, en el tercer round Crolla pareció quedar dañado por los repetidos ganchos de “La Ley” al hígado.

La actuación de Urquiaga estaba resultando fantástica, interrumpiendo los intentos de combinación del británico con muy astutas manos, por lo que la cadena encargada de la emisión internacional (la británica SKY, que suministraba las imágenes en España a DAZN) no podía hacer otra cosa que poner las repeticiones de los excelentes uno-dos del español y la cara de preocupación del entrenador de “Million Dollar”.

Así, forzado por las circunstancias, a partir del quinto round Crolla insistió más con su jab y conectó cortos uppercuts que pudieron superar los rectos del visitante. De ese modo, en la segunda mitad el excampeón mundial empezó a recortar la diferencia con su directo de mano adelantada, utilizando mejor su cintura y teniendo una mejor percepción de los espacios, algo que se añadió a una disminución de la frecuencia de golpes de Urquiaga, que continuaba llegando con algún buen puño pero no con la suficiente constancia.

Esta tendencia de Crolla se mantuvo algunos minutos más, mostrándose más eficaz en su boxeo no sólo ofensivamente, sino también con su manejo de las esquivas, de los bloqueos y de los contragolpes en gancho y croché zurdo. De todos modos, pese a estar cansado, Urquiaga no se rindió, sino que en el noveno episodio atacó con tesón y buscó impactar su derecha recta y sus curvos de mano adelantada y en el décimo certificó su tremenda actuación no guardándose nada, llevando a las cuerdas a Crolla y castigándole al torso.

Si los matchmakers de Matchroom Boxing pensaban que Crolla iba a tener ante Urquiaga una última pugna sencilla, no podían estar más equivocados, dado que “La Ley”, aunque tuvo tantos aspectos en su contra (como la ventaja de peso de su rival o su condición de local y todo lo que conllevó) le obligó a trabajar durísimamente. Por ello, parece indudable que la cotización de Urquiaga internacionalmente habrá salido muy reforzada tras esta gran imagen dejada en un evento destacado en uno de los dos mayores escenarios boxísticos del mundo, el de Reino Unido. En cualquier caso, Urquiaga, al igual que un Crolla que ahora ya es exboxeador, pudieron salir del Manchester Arena con la cabeza bien alta después de haber ofrecido un tremendo esfuerzo y una igualada y entretenida contienda.