Román “Chocolatito” González (46-1, 38 KO) sufrió anoche en Nueva York su primera derrota como boxeador, ya que como amateur tampoco perdió ningún combate, asegurando su entorno que realizó ochenta y ocho peleas, saliendo con el brazo en alto en todas ellas. El nicaragüense, rey libra por libra para publicaciones como la revista The Ring, protagonizó una descarnada batalla con el tailandés Wisaksil Wangek (42-4-1, 38 KO), marchándose a la lona en el primer asalto. González se rehízo, a pesar de los cortes sufridos, haciendo méritos más que suficientes para mantener el cinturón WBC del peso supermosca, sumado al punto que le fue descontado a su rival en el séptimo round.

“Estoy cabreado, creo que gané la pelea. Quiero una revancha inmediata para recuperar mi cinturón”, dijo el nicaragüense, enfadado con el veredicto de los jueces, dando dos jueces la victoria al tailandés, con unas tarjetas de 114-113, mientras que la tercera cartulina registró un empate: 114-114.