José Manuel Moreno

La suerte está echada. El invicto de Timothy Bradley estará más en riesgo que nunca cuando este sábado se mida al “Dinamita” del boxeo mexicano y mundial Juan Manuel Márquez. Será un duelo de colosos, uno que está en el mejor momento deportivo de su vida, a la edad podríamos decir que perfecta en el boxeo de los 30 años, y otro, a los 40 años, que a este paso, se van a convertir en otra aún mejor, con tanto cuarentón en el top del boxeo internacional. Antes de los doce asaltos (o menos) que nos esperan este sábado en el Thomas & Mack Center de Las Vegas, se produjo el acto ceremonial y obligado del pesaje, llevado a cabo sin grandes sorpresas. Márquez, quien deja un título del peso superligero de la WBO, dio en la báscula
65,5 Kg. y Bradley 66,2 Kg. los dos por debajo de los 66,678 Kg, (147 libras) del tope del peso wélter.El acto, celebrado en el Teather del hotel Encore, fue solo un preludio del ambiente plenamente azteca y por tanto pro-Márquez que se vivirá este sábado, con varios miles de fanáticos apoyando a Márquez en su inmensa tarea de conseguir un título en una quinta división diferente. Sin duda, un tal Timothy Bradley tendrá mucho que decir.