El bravo púgil valenciano Aritz Pardal (14-6-2, 11 KO) regresa a los cuadriláteros el 18 de febrero en Sedaví (Valencia) ante un rival por designar, tras más de dos años ausente.

Entrenado por el cada día más importante Sento Martínez, no ha parado de trabajar en el gimnasio desde su lesión.
«Tuve un serio problema en un ojo en diciembre de 2019 (el nervio cuarto par craneal roto). El ojo derecho se me desplazó un poco y los dos ojos no apuntaban hacia el mismo punto y al ver dos imágenes veía doble. Además, con la pandemia todo se retrasó mucho y por fin me operaron en abril del 2021. Durante todo este tiempo no he parado de entrenar, sin sesiones de sparring obviamente y viendo doble los sacos (ríe) pero haciendo lo que me gusta».

De sus últimos siete combates, el parcial no fue satisfactorio (2-4-1), aunque parece que está superada la mala racha.
«Estoy bien de ánimo. En mis últimos combates pasé por una racha en la que psicológicamente no estaba al cien por cien. Por sacar algo bueno de estos dos largos años, me han servido para volver a coger ese hambre y esas ganas que necesitamos los boxeadores».

Pero cree saber lo que debe cambiar.
«Debo de mejorar muchas cosas, centrar bien la cabeza, que en los últimos combates, por unas cosas o por otras, no he estado muy centrado, mejorar la defensa y no ser tan impulsivo a veces».

De peso se encuentra perfectamente.
«Tenemos pensado seguir en el peso pluma, incluso bajar al supergallo otra vez si se diera alguna oportunidad. No tan estricto, pero he controlado mi alimentación y ahora estoy pesando 61-63 kg».

La planificación está siendo bien estudiada.
«Lo primero que queremos es volver a recuperar sensaciones y si todo va bien pensar en títulos como el de España, Unión Europea… Eso es más trabajo de mi equipo y de mi promotora, yo haré lo que me gusta, haciendo caso siempre a mi equipo de confianza».

Pero el boxeo que no falte.
«Mi objetivo es disfrutar de lo que amo mientras el cuerpo aguante. Este deporte es parte de mi vida y no me imagino sin poder practicar boxeo».

Quiere agradecer la labor de los que le han ayudado:
«Quiero darle las gracias a mi equipo, que ha estado conmigo en todo momento y sobre todo a mi mujer y mis hijas que son las que han tenido que aguantar mis subidas y bajadas de animo estos dos años difíciles».

Deseamos mucha suerte en el regreso al duro boxeador valenciano.