Daniel Areces
@DArecesGlez

En esta ocasión dirigimos la mirada hacia el boxeo amateur, en concreto, en dos boxeadores asturianos que están llamados a realizar grandes logros tanto a escala regional como nacional. Su entrenador, Aitor Nieto, no duda en ningún momento del potencial que atesoran ambos púgiles y por ello, ESPABOX asistió a una de sus sesiones de entrenamiento donde pudimos intercambiar algunas palabas con ellos.

María Gallardo, boxeadora de gallardo corazón
Hija de boxeador, Fermín Gallardo, la joven María aprendió a caminar a ritmo del boxeo que practicaba su padre, “Mi padre fue boxeador y entrenador. Llevo viendo boxeo desde que tengo uso de razón”.
Adquirida la mayoría de edad, esta joven chica que milita en el peso minimosca, empezó a practicar boxeo; “Me llamó la atención del boxeo, su capacidad para lograr que me evadiera de cualquier problema, me relajase, me sintiese bien conmigo misma después de un entrenamiento. Es mi deporte, es mi pasión”
Sus entrenamientos no estaban dirigidos en sus inicios a la competición, aunque eso no fue obstáculo para que dejase fuera de combate a compañeras, que si habían dado el salto a la competición, y contaban con números combates de experiencia a sus espaldas. Ahora, a sus 26 años, quiere dar el salto a la competición aunque sabe que es un paso importante y por eso quiere ser prudente, “En principio, quiero hacer un combate y dejemos que los hechos hablen por si solos. Si todo sigue su curso, debutaré el 28 de febrero en Gijón”
En su esquina se encuentra Aitor Nieto, algo que la motiva y la inspira confianza; “Me aporta mucha tranquilidad, me enseña todo lo que sabe y quiero seguir sus pasos” No sólo tiene como referente a su entrenador; “Quiero seguir la estela de Yesica Bopp, una boxeadora argentina que milita en mi peso y que es un ejemplo a seguir”.

Su entrenador, quiere que siga entrenando, esforzándose día a día porque sabe que María Gallardo guarda bajo su sonrisa, un gallardo corazón, un espíritu guerrero y una triunfadora en ciernes “Será Campeona de España sin ningún género de dudas. Para el peso que tiene, cuenta con mucha pegada, es muy hábil, baila muy bien de piernas, es muy explosiva y cuenta con un gran fondo físico”.
Todo está preparado para comience una carrera sobre la que están depositadas grandes esperanzas, tanto para el boxeo en Asturias como en España, y bajo la atenta y orgullosa mirada de su padre “Si en mi debut me llevo la victoria, se la dedicare a él”.


Adriano Moreno, un amateur muy profesional
La historia de Adriano con el boxeo, comienza fruto del azar: “Llegué al boxeo por mi hermano pequeño, quien era el que lo practicaba. Yo me dedicaba al fútbol, pero una lesión de rodilla me impido seguir entrenando. Y ya que a mí no me gusta estar parado, pues me encanta el deporte, empecé con el boxeo y ahora es mi vida”.
Comenzó a entrenar en el gimnasio de su ciudad natal, Mieres, pero tras conocer que Aitor Nieto impartía clases de boxeo, no dudo un solo instante en unirse a su equipo en Oviedo y situarse bajo sus órdenes “Ahora mismo es el mejor en su peso y qué mejor profesor que un Campeón de España para que guie mis pasos”.
En su haber, cuenta con nueves combates en amateur y uno en neoprofesional. Uno de los combates que más llamo la atención fue ante el leonés Saúl Tejada, boxeador profesional actualmente, rubricando una actuación impresionante.
Este joven boxeador que milita en el peso gallo, quiere dar el salto al profesionalismo, aunque no tiene prisa, pues primero quiere hacer buena escuela en el amateurismo, “Dar el salto al profesionalismo, es un paso muy importante y por eso, prefiero ir poco a poco y que cada paso defina el siguiente”.
Su boxeo, es de estilismo puro aunque no duda en abrir zafarrancho de combate si la ocasión lo requiere, “Me gusta boxear en la larga distancia, meter muchos movimientos de piernas, hacer un boxeo inteligente. Aunque si tengo que ir a la guerra, se va”.

Aitor Nieto, no duda en las posibilidades con las que cuenta su pupilo para proclamarse Campeón de Asturias, el 28 de febrero en Gijón disputará las semifinales del campeonato; “Es un chico muy rápido, con reflejos felinos que le permiten anticiparse al golpe y contragolpear con la derecha, una derecha que noquea. Va a quedar Campeón. Es para verlo y disfrutar con su boxeo”.
Poco a poco, como dice el propio Adriano, pero avanzando a grandes pasos hacia una gran carrera y sin olvidar nunca que tiene detrás a un séquito que hace fuerza en cada uno de sus golpes “Quiero dar las gracias a Aitor, más como entrenador como amigo, que me ayuda a ver las cosas desde otra perspectiva y poder así, lograr mis sueños. A mi familia, mi equipo del Kontact Sport, patrocinadores, a todo ellos, gracias”.